Después de 29 ediciones en África y 11 en Sudamérica, el Dakar, el más célebre rallycross, hará de nuevo las maletas para iniciar una nueva aventura, no exenta de polémica en Arabia Saudita a partir de 2020. "Después de 30 años recorriendo y descubriendo África y diez años admirando los paisajes sudamericanos, el rally más grande el mundo escribirá un nuevo capítulo en desiertos misteriosos y profundos de Oriente Medio, en Arabia Saudita", anunció el organizador ASO en un comunicado.

El acuerdo oficializado este lunes tendrá una duración de cinco años y con él los organizadores pretenden dar un nuevo impulso a una prueba que estaba perdiendo interés entre los participantes y el público, a pesar de que este traslado provocará críticas por la falta de Derechos Humanos en Arabia Saudita y su papel en la guerra del Yemen.

El nuevo esquema se extenderá durante cinco años y pretenden darle un nuevo impulso

Creada en 1978, la carrera, llamada entonces París-Dakar, se disputó entre Europa y el norte de África hasta 2007, antes de mudarse a América del Sur para evitar la amenaza terrorista. Entre 2009 y 2018, hizo escala en Argentina, Chile, Perú, Bolivia y Paraguay. La organización en esta región presentaba cada vez mayores dificultades debido a las políticas de austeridad y a los inconvenientes climáticos.

La edición de 2019 fue así la primera en haberse disputado en un solo país, Perú, después de las retiradas de Bolivia y Chile, con un trazado de diez etapas. Desde un punto de vista deportivo, los casi dos millones de kilómetros cuadrados hacen de Arabia Saudita un excelente escenario para esta prueba. Y siempre queda la posibilidad de negociar una ampliación con los países vecinos.

En Sudamérica, "conocíamos el terreno de memoria", explicó a la AFP el piloto de motos francés Xavier de Soultrait. En un país nuevo "nos reencontraremos con la esencia del rallycross".