El fútbol argentino no construye su prestigio solo del poderío de su Seleccionado nacional, la permanente gestación de fi guras o los resultados de sus clubes a nivel internacional. También lo hace a partir de la capacidad que muestran muchos directores técnicos, exitosos por siempre en todas las latitudes, Diego Simeone en Europa, Héctor Cúper en África o Ramón Díaz en Asia por citar algunos actuales.

Después de tener de modo consecutivo a cuatro entrenadores argentinos al mando de su Seleccionado (Marcelo Bielsa, Claudio Borghi, Jorge Sampaoli y Juan Antonio Pizzi), la federación de Chile reconoció estar tras la contratación de Gerardo Martino, según un diario de Santiago.

“El entrenador argentino del Atlanta United de la MLS es un nombre que genera consenso en la ANFP para sentarse en la banca de la Roja”, tituló el diario La Tercera, aunque lógicamente el chileno Manuel Pellegrini, sigue presente en los sondeos.

La salida de Pizzi de la conducción de La Roja tras quedar afuera del Mundial de Rusia 2018, dejó el puesto sin entrenador y luego de barajarse los nombres del chileno Manuel Pellegrini, el español Juan Manuel Lillo y el de Marcelo Gallardo, apareció en escena Martino, pretendido también por otro Seleccionado que se quedó sin Mundial: Estados Unidos.