Una etapa durísima que contó con un tramo de hasta 10 kilómetros ininterrumpidos de dunas, el recorrido arenoso más extenso en los 40 años de existencia de la competencia, determinó el abandono del ganador del año pasado en motos y quien comandaba hasta ayer la clasifi cación de la actual edición, el británico Sam Sunderland, por sufrir fuertes dolores lumbares en el cuarto día de acción en suelo peruano.

El piloto inglés estaba al frente de las posiciones al finalizar la tercera jornada por delante de su escolta, el argentino Kevin Benavides, quien sufrió muchos inconvenientes en la navegación durante la etapa que tuvo comienzo y final en San Juan de Marcona, en la que resultó octavo cayendo a la tercera ubicación.

Sunderland, de 28 años, era uno de los encargados de abrir la ruta a toda la caravana en el desierto de San Juan de Marcona, que dejó en evidencia sus difi - cultades a los largo de 330 kiló- metros cronometrados.

La categoría motos ahora la domina el francés Adrien Van Beveren (Yamaha), quien ganó la especial de ayer y tiene como escoltas en la general al chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna) a 1m55s y a Benavides a 3m15s, a quien con el abandono de Sunderland se le abren grandes chances de podio.

En camiones el cordobés Federico Villagra, con un Fiat Iveco, redondeó ayer otra buena labor y se quedó con la segunda colocación, manteniéndose también como escolta en la clasifi cación general detrás del ruso Eduard Nikolaev (Kamaz).

Con la victoria de etapa de ayer el ruso Nikolaev estiró la diferencia con el Coyote Villagra, al que aventaja ahora por 36m55s.

El calor y la arena de las extensas dunas peruanas fueron el paisaje predominante de esta cuarta jornada, que complicó la navegación de los participantes de todas las categorías, que en líneas generales demoraron más de la cuenta para encontrar cada uno de los puntos de controles de paso.