La Liga de Fútbol Profesional (LFP) francesarescindió "de mutuo acuerdo" su contrato con la empresa GoalControl, encargada de la tecnología de la línea de gol, en suspenso desde el pasado 11 de enero tras varios fallos del sistema. "Teniendo en cuenta las numerosas anomalías de la solución aportada por GoalControl, hemos acordado rescindir inmediatamente el contrato de común acuerdo, sin proceso judicial ni indemnizaciones de una parte y otra", anunció en el director ejecutivo de la LFP Didier Quillo. Y se abrirá en febrero una nueva licitación.

La tecnología de la línea de gol se estaba utilizando en los partidos de la Ligue 1 y de la Copa francesa, pero dejó de utilizarse tras varios fallos, los dos últimos en los partidos Amiens-París SG y Angers-Montpellier.

La prestataria de este servicio en Francia estaba en el foco de la polémica desde hacía varios meses, tras las revelaciones de una exempleada de esta empresa alemana que denunció a la prensa que era posible manipular el sistema para hacer vibrar manualmente el reloj que llevan los árbitros y que les indica si ha sido o no gol.