A más de un año para las elecciones presidenciales, la líder del GEN, Margarit. Stolbizer; el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz; el diputado nacional Martín Lousteau; y el exlegislador Ricardo Alfonsín iniciaron “conversaciones” para atender “la necesidad de volver a aglutinar un polo progresista en la Argentina”. Sin embargo, admitieron que todavía están “muy lejos de una propuesta electoral” para 2019.

“Hemos tenido conversaciones con Margarita, con Ricardo Alfonsín, con Martín Lousteau. Hay una demanda, una necesidad de muchos dirigentes de la política argentina y de sectores importantes de la sociedad que empiezan a buscar otras alternativas y que necesitan constituir un espacio que recuper. las propuestas, las ideas de la izquierda democrática, de. progresismo. Eso le hace falta a la Argentina”, sostuvo el mandatario provincial.

El referente socialista sostuvo, en declaraciones con radio Continental, que “el país no puede quedar en una discusión entre Cambiemos y el peronismo”, ya que consideró que “hay otras expresiones políticas que tienen que tener representación nacional”.

En este sentido, agregó: “En esa voluntad estamos empezando a conversar. Todavía n. hay nada definido. Estamos muy lejos de una propuesta electoral. pero entendemos todos la necesidad de volver a aglutinar un pol. progresista en la Argentina”.

“El país no puede quedar en una discusión entre Cambiemos y el peronismo”, sentenció Lifschitz.

Ante la consulta sobre si el aliado de Stolbizer y líder del Frent. Renovador, Sergio Massa, estaría incluido en ese posible armado opositor, Lifschitz estimó que el tigrense está “encaminad. a reincorporarse al peronismo”. “Sergio Massa está mucho más encaminado a reincorporarse al peronismo o a intentar una experiencia con algún sector neoperonista que a integrarse a un frente progresista como el que estamos planteando”, concluyó el gobernador socialista.

La última experiencia competitiva del progresismo en un. elección presidencial fue en 2011, cuando el Frente Ampli. Progresista (FAP) llevó el binomio Hermes Binner-Norma Morandin. que obtuvo el segundo lugar en los comicios con el 16,81 po. ciento de los votos, pero muy lejos de los 54,11 puntos de l. boleta de Cristina Kirchner-Amado Boudou.