El número de traspasos internacionales de futbolistas en el mercado de enero en Europa cayó 36,2 por ciento y el monto en casi la mitad (49,1%), según un informe de la Federación Internacional del Fútbol Asociado ( FIFA), confirmando así el impacto de la pandemia en la economía del fútbol.

En el mercado de invierno, la instancia registró 2.690 movimientos de jugadores de un país a otro, 17,7% menos que en enero de 2017, lo que significa un freno en la progresión de los últimos años.

Signo de que los clubes tienen que apretarse el cinturón, el monto total por estas operaciones descendió 56% si se compara con enero de 2018, para alcanzar los 59 millones de dólares (49 millones de euros), indicó la agencia AFP.

Sólo 14% de esos traspasos supuso que el club comprador pagará alguna indemnización al vendedor: los 20 mayores traspasos costaron una media de 17,2 millones de dólares (14,3 millones de euros). El promedio de los otros 375 fichajes fue de 646.000 dólares (536.000 euros).

La FIFA, que nunca ofrece la cifra detallada de cada traspaso, clasificó el fichaje del joven marfileño Amad Diallo (del Atalanta al Manchester United) como el más caro de todos, seguido por el del brasileño Diego Rosa (de Gremio al Manchester City) y el franco-marfileño Sébastien Haller (de West Ham al Ajax Ámsterdam).

En el conjunto del 2020, el número de traspasos ya había retrocedido 5,4 por ciento con respecto a 2019, la primera baja en la última década, según otro informe publicado por la FIFA a comienzos de enero.

Con una cifra mucho más modesta, el fútbol femenino parece resistir mejor la crisis, ya que si bien el número de traspasos internacionales bajó 4,3 por ciento respecto a un año antes, con 177 movimientos, el monto total creció 60 por ciento, con 310.100 dólares (257.728 euros).

España es el país donde más fichajes se han realizado en esta ventana de invierno. Según refleja el informe FIFA; un total 145 jugadores han llegado a nuestro país en este mercado invernal. Muy cerca está Portugal con 143 y es Inglaterra quien se sitúa en tercera posición con 140 jugadores. En cuanto a la salida de jugadores, España ocupa el tercer puesto con la marcha de 80 futbolistas en una clasificación que lidera Inglaterra con un total de 178.