El titular de Bolsa de Comercio, Adelmo Gabbi, le respondió ayer a la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, y afirmó que "nunca" secuestró a nadie ni dejó de "pagar un sueldo", por lo que no merece que lo traten de "antipatria".

"Yo nunca secuestré a nadie ni dejé de pagar un sueldo. En la pandemia no dejé de pagar salarios y no le pedí ayuda a nadie. No merezco que me trate de antipatria o que diga que secuestramos a su familia", enfatizó Gabbi.

En declaraciones radiales, el titular de la Bolsa de Comercio contestó de esta forma a las críticas de Bonafini al presidente Alberto Fernández por reunirse el pasado 9 de julio con él, Miguel Acevedo (UIA), Carolina Castro (UIA), Eduardo Eurnekian (Cámara Argentina de Comercio y Servicios), Javier Bolzico (Asociación de Bancos Argentinos), Néstor Szczech (CAC) y Daniel Pelegrina (SRA).

Lejos de acallar sus criticas, Bonafini volvió ayer a la carga, al sostener que "Alberto invitó a los peores empresarios a su mesa. No se puede construir con ellos. Es como acostarse con un cocodrilo" y agregó: "Tenemos una grieta y no tengo ningún interés en parecerme a ellos".

Respecto de las críticas que recibió por la carta que le enviara al Presidente, Hebe dijo que tiene "el cuero duro" y aseguró que las Madres "estamos acostumbradas a que nos difamen".

Por su parte, Nora Cortiñas, integrante de Madres Línea Fundadora, buscó diferenciarse de las críticas que le lanzó Bonafini al Presidente, al afirmar que la dirigente no la representa desde "hace mucho tiempo".

Dijo, además, que "él (por elPresidente) decide. Claro que hay un límite; si se sienta con los genocidas, bueno, seguramente protestaremos. Ahora, si tiene que excluir a políticos y civiles que fueron cómplices de la dictadura cívico militar, tiene que separar a medio país".

En otro tramo de la entrevista concedida a Radio La Red, Cortiñas señaló que hay ministros que "participaron en asesinatos y no pasaron por la Justicia el día después de (Maximiliano) Kosteki y (Darío) Santillán", y agregó que si se hace una limpieza se tiene que "meter preso a medio Gabinete, uno es Felipe Solá".

En este sentido, agregó: "Por eso no se abren los archivos para decir qué pasó con nuestros hijos. Si se abrieran esos archivos, saldrían a la luz infinidad de civiles que después juraron cargos".