El ministro de Relaciones Exteriores de Guatemala, Pedro Brolo, confirmó este lunes la detección de casos de coronavirus (Covid-19) entre los 8.000 hondureños que ingresaron de manera irregular al país en una caravana rumbo a Estados Unidos, informó la prensa local.

"Lo que queremos evitar es una crisis sanitaria. 21 participantes de la caravana dieron positivo por Covid-19, lo cual nos tiene preocupados", confirmó el canciller guatemalteco en entrevista con radio Emisoras Unidas.

El jefe de la diplomacia en Guatemala justificó así el uso de la fuerza por parte de efectivos del Ejército y la Policía Nacional Civil para contener en el departamento de Chiquimula (sur) a los migrantes que la semana pasada iniciaron la travesía, empujados por la crisis en Honduras, agravada por el impacto de las tormentas Eta e Iota.

"En ningún momento de todo este proceso se estableció un mecanismo de violencia. Al contrario, todo es con base al cumplimiento de la ley", agregó Brolo, quien admitió que la magnitud de esta caravana sorprendió a las autoridades locales.

El funcionario precisó que fueron realizadas reuniones bilaterales y a nivel regional para atender el eventual paso de migrantes con rumbo a Estados Unidos, pero consideró que el Gobierno de Honduras incumplió sus compromisos ante este posible escenario.

"Lamentamos la actitud que ha tenido el Gobierno de Honduras de acompañar y escoltar a la caravana hasta nuestra frontera", señaló el canciller guatemalteco a propósito del incumplimiento de los protocolos de bioseguridad en la nación vecina.

El Ministerio de Salud y Asistencia Social de Guatemala informó que los casos confirmados de Covid-19 en la caravana fueron trasladados a los Centros de Bienestar Respiratorio más cercanos para que guarden cuarentena, tras la cual serán deportados a Honduras.

Guillermo Díaz, director general del Instituto Guatemalteco de Migración, declaró al diario Prensa Libre que los migrantes hondureños pueden comprar pruebas falsas de coronavirus por un precio de 700 lempiras (unos 30 dólares) en el paso fronterizo de Corinto.

"Han sido engañados en Honduras, hay una oficina aquí a la par -de la frontera- que está generando pruebas falsas de antígeno y eso no es justo, porque le están sacando el dinero que no trae a la pobre gente", señaló Díaz.

Las autoridades de Guatemala le exigen a cada migrante su pasaporte o documento de identificación y prueba negativa de PCR o antígeno de Covid-19, y en el caso de los menores de edad, pasaporte y la compañía de sus padres.

Voceros de los caravanistas ratificaron su determinación de llegar a México para seguir paso a Estados Unidos, con la esperanza de ser acogidos en ese país por la administración que asumirá el próximo miércoles 20 de enero, encabezada por el demócrata Joe Biden.

Sin embargo, las autoridades mexicanas ya desplegaron sus efectivos en la frontera con Guatemala para impedir el ingreso de la caravana.

Las caravanas de migrantes centroamericanos rumbo a Estados Unidos constituyen una serie de éxodos iniciados en octubre de 2018 desde la ciudad de San Pedro Sula, capital económica de Honduras.

Fuente: Sputnik

 

Coronavirus hoy en el mundo: toda la información

 

Coronavirus en la Argentina: Toda la información sobre la pandemia en todo el país

 

Vacuna coronavirus: los avances en la carrera por combatir el covid-19