Independiente, campeón de la Copa Sudamericana, visitará esta noche a Gremio, campeón de la Copa Libertadores, en la ciudad brasileña de Porto Alegre, por el partido de vuelta de la final de la Recopa Sudamericana, que en la ida jugada en Avellaneda finalizó igualado en un tanto.

#Sudamericana | El Rojo utilizará la misma camiseta de la ida, un modelo edición limitada sin publicidad

El Rojo visitará al Gaúcho en el estadio Arena do Gremio, en Porto Alegre, a partir de las 21.45 con el arbitraje del paraguayo Enrique Cáceres .

Para los de Avellaneda, una victoria representaría la obtención del 18vo. título internacional en su historia, y la segunda Recopa Sudamericana luego de la que ganó en 1995 ante Vélez.

Gremio también tiene en sus vitrinas una Recopa Sudamericana, la de 1996, en cuya final venció justamente a Independiente, que perdió también la final en 2011 ante Internacional, el otro protagonista del clásico de Porto Alegre.

El entrenador Ariel Holan, deberá realizar una variante obligada por la tarjeta roja que vio Emmanuel Gigliotti en la ida y su reemplazo saldrá entre Silvio Romero o Leandro Fernández, ambos delanteros,o el volante central uruguayo Diego Rodríguez, quien se perdió el juego de ida por cumplir una fecha de suspensión por tarjetas amarillas acumuladas de la sudamericana.

En caso de ingresar alguno de los delanteros, el esquema sería exactamente igual al de la ida más allá de las características puntuales de cada jugador, pero de entrar el Torito este haría dupla en el medio con Nicolás Domingo.

Esta variante empujaría al misionero Martín Benítez a ser el hombre más adelantado, como lo hizo en la ida tras la expulsión del Puma y en muy buen nivel, liberaría al ecuatoriano Fernando Gaibor y permitiría que Maximiliano Meza juegue recostado más hacia la derecha, ambos fueron interiores en el 4-3-3 de la ida que mutaría en un 4-2-3-1.

Por su parte el DT Renato Gaúcho no podrá contar con una de sus figuras, el mediocampista Arthur, ya que padece una lesión en su tobillo derecho desde al final de la Copa Libertadores en la que derrotaron a Lanús.

En esta final no correrá la regla del gol de visitante y habrá VAR, sistema que se usó en la ida y motivo la expulsión de Gigliotti por un codazo a Kannemann.

Si en el tiempo regular quedan empatados, habrá alargue, y allí los técnicos podrán realizar un cuarto cambio en tanto que si sigue la igualdad en los 180 minutos se definirá por penales.