En busca de una nueva copa internacional, Independiente recibirá hoy a Gremio de Porto Alegre por el partido de ida de la final de la Recopa Sudamericana, que disputan el campeón de la Copa Sudamericana 2017 (el equipo argentino) con el campeón de la Copa Libertadores (el conjunto brasileño).

El "Rojo" será local en el Estadio Libertadores de América, en Avellaneda, a partir de las 21, con el arbitraje del ecuatoriano Robby Zambrano y transmisión en directo por Fox Sports. La revancha se jugará el miércoles 21, en Porto Alegre.

Uno de los elementos que tendrá importancia es la utilización del VAR en ambas finales

Para Independiente, una victoria en esta final representaría la obtención del 18vo. título internacional en la historia, y la segunda Recopa Sudamericana luego de la que ganó en 1995 ante Vélez Sársfield.

Gremio también tiene en sus vitrinas una Recopa Sudamericana, conquistada en 1996, en cuya final venció justamente a Independiente. El equipo de Avellaneda también fue finalista en 2011, cuando perdió con Internacional de Brasil.

Para la primera final, el técnico Ariel Holan apostaría al uruguayo Gastón Silva para el lateral izquierdo, en lugar de Juan Sánchez Miño, y en el ataque a Leandro Fernández, quien le habría ganado la pulseada a Jonathan Menéndez en la última práctica, para acompañar a Emmanuel Gigliotti y Martín Benítez.

El "Rojo" utilizará una camiseta que es un modelo edición limitada de la marca Puma, totalmente de color rojo, y sin publicidad en el centro de la misma, para esta ocasión especial. Por el lado de Gremio, el técnico Renato Gaúcho no podrá contar con dos de sus habituales titulares y figuras: el mediocampista Arthur, pretendido por el Barcelona FC, quien arrastra una molestia en su tobillo izquierdo, ni con el marcador de punta Madson, quien quedó descartado por una ligera contractura muscular que recrudeció en el entrenamiento del domingo último.

Leo Moura se perfila para ser el lateral por el costado derecho de Gremio, un equipo bastante distinto al que salió campeón de la Libertadores al ganarle la final a Lanús (por caso no está más el argentino Lucas Barrios, su goleador, que se fue a Argentinos Juniors). Sin Arthur ni Madson, el entrenador Gaúcho apostará a una superpoblación en la zona central, con cinco jugadores.

"Una de las características del fútbol brasileño son las subidas por los costados, así que vamos a tener que tener mucho cuidado por las bandas. Para defendernos bien, tenemos que atacar, pero a la hora de recuperar la pelota tienen que defender todos", analizó Holan. En esta final, no correrá la regla del gol de visitante y habrá VAR.