Al tiempo que agradecieron a buena parte del Gabinete, la Cámara de Importadores (CIRA) instó hoy a las empresas navieras y pidió a las autoridades aeroportuarias que contemplen la situación de emergencia sanitaria y apliquen medidas para bajar los costos de los operadores.

Por un lado, la CIRA reclama a las navieras que extiendan "considerablemente el plazo de devolución de contenedores vacíos". Por carril paralelo, piden bajar los costos "operativos en la terminal de cargas en Ezeiza".

"El avance del COVID-19 en el mundo ha puesto a la Argentina en una situación de emergencia sanitaria que provocó cambios transitorios en la forma de trabajar y operar el comercio exterior, en la búsqueda de que la economía, la producción y la salud de la población se vieran afectadas lo menos posible. En esta línea, y desde finales del mes de febrero, cuando previmos la posibilidad de que el flujo de comercio comenzara a sufrir distorsiones, la CIRA realizó una innumerable cantidad de peticiones y gestiones ante todos los organismos del Gobierno Nacional", se explayó la entidad.

"La mayoría de estos actores entendieron la situación de crisis y, en mayor o menor medida, otorgaron concesiones, extensiones y bonificaciones, o bien ofrecieron todas las condiciones para brindar flexibilidad en los costos operativos del comercio exterior. A todos ellos les expresamos nuestra gratitud y la certeza de que, ante la extensión de esta emergencia sanitaria, hasta mediados de abril volveremos a solicitar la contemplación necesaria para no afectar en costos a toda la masa importadora de la Argentina", siguió la entidad presidida por Rubén García.

Sin embargo, la carga de importación "aún sufre el flagelo de los costos aeroportuarios y la falta de contemplación de las compañías navieras en prolongar los plazos para la devolución de los contenedores vacíos. Creemos que este comportamiento es muy poco contemplativo del momento que le toca atravesar a nuestro país y que nos obliga a poner en conocimiento de esta realidad a toda la comunidad de negocios y a los ciudadanos argentinos en general".

La cámara que nuclea a los agentes importadores agradeció a "las empresas que sí han acompañado, como las terminales portuarias y recientemente los depósitos fiscales a través de CaDeFip. También nuestra gratitud a todas las organizaciones sindicales, a los operarios, administrativos y trabajadores en general del comercio exterior; a los despachantes de Aduana y sus empleados y comisionistas; a la Directora General (Silvia Traverso), autoridades y empleados de la Dirección General de Aduanas; al ministro de Salud (Ginés Gonzaléz García) y equipo, al Secretario de Industria, Economía del Conocimiento y Gestión del Comercio Exterior (Ariel Schale) y equipo; al Gerente General de la Administración General de Puertos (AGP) y a las autoridades de ANMAT y SENASA".