La Unión Europea (UE) advirtió a sus 27 Estados miembro que el retorno a la normalidad debe ser gradual y guiado por recomendaciones científicas, al presentar un plan de acción para tratar de evitar una salida caótica de las cuarentenas adoptadas por el coronavirus.

Luego de que varios países europeos levantaran restricciones, la Comisión Europea (CE), el Ejecutivo de la UE, pidió a sus miembros coordinar el fin de las cuarentenas y que se sigan realizando test masivos de detección del virus.

"En general, recomendamos un enfoque gradual y todas las acciones deben ser objeto de seguimiento continuo por si el virus vuelve a aparecer", indicó la presidente del CE, Ursula von der Leyen, mientras que remarcó el "absoluto seguimiento de las recomendaciones en las semanas y meses por delante".

Además, enfatizó que como condición previa a cualquier levantamiento de medidas, deberá plegarse a "criterios epidemiológicos concluyentes" que demuestren disminución significativa del virus durante un periodo prolongado de tiempo, capacidad suficiente del sistema sanitario y la posibilidad de hacer un seguimiento a gran escala.

Bruselas está muy preocupada por los perjuicios que podría acarrear que cada Estado de la UE siga su propio plan.

"Esto no es una señal de que el confinamiento se pueda empezar a levantar inmediatamente, sino plantear un marco para que los Estados tomen decisiones", explicó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en rueda de prensa.

Panorama

En tanto, en Francia, se superaron las 17.000 muertes por coronavirus, con 514 en el último día. Pero, por primera vez desde el inicio de la pandemia en el país, bajó la presión en los hospitales ya que el balance entre ingresos y altas ha sido negativo, algo que no ocurría desde el pasado 1 de marzo.

Italia, el país europeo más afectado por el coronavirus, cuenta con más de 21.500 muertos por la enfermedad tras los 578 fallecidos que se han registrado en un día. Una cifra un tanto inferior a la del martes que hace albergar esperanzas a los italianos, dado que también bajaron los hospitalizados y los ingresados en cuidados intensivos.

Mientras que España registró un nuevo descenso en la cifra diaria de fallecidos, tras la muerte de 523 personas en las últimas 24 horas, llevando el total a 18.579. Mientras que los contagios experimentaron un repunte del 3%, que lleva al total de casos diagnosticados a 177.633.

Por su parte el Reino Unido sumó 761 nuevas muertes por coronavirus, en 24 horas. Así, ya son cerca de 13.000 las personas que han fallecido a causa de la enfermedad desde el comienzo de la crisis.