Afectada por la cuarentena decretada por el Gobierno para atenuar las consecuencias de la pandemia del coronavirus, la producción metalúrgica cayó 38,7% interanual en abril; mientras que el uso de la capacidad instalada fue de 32,7%, uno de los más bajos de la historia sectorial.

Así lo anticiparon a BAE Negocios fuentes de la Asociación de Industriales Metalúrgicos (Adimra), desde donde remarcaron que la actividad autopartista y la fundición fueron dos de los peores sectores, con derrumbes superiores al 50% en su actividad. El autopartismo depende tanto de las terminales como del mercado de reposición, y los escenarios son igualmente complejos, tanto por la baja o nula demanda como por la demora en la aprobación municipal de trámites.

En lo que respecta a la distribución geográfica y los niveles de actividad metalúrgica medidos por Adimra, los distritos claramente más "golpeados" fueron la provincia de Buenos Aires y Córdoba, con retracciones del orden del 50%. Mientras tanto, "Entre Ríos y Santa Fe tuvieron caídas del 28% y 31%, respectivamente", detallaron las fuentes consultadas.

Un factor que mejora el panorama en estas dos provincias centrales es el buen comportamiento de la industria de maquinaria agrícola. "Un dato a tener en cuenta es que todas las empresas de este segmento están trabajando, como también el sector de remolque y otros rubros. Los que están ligados al campo y a la producción agropecuaria casi no ven una caída", ampliaron.