La noticia fue la misma ya escuchada tres o más veces desde 2014 hasta aquí, la de que Tiger Woods hará un nuevo intento por volver a ser, decidiendo otra vez un retorno al circuito, a verse como un golfi sta profesional.

El torneo elegido para el retorno a las canchas es el Hero World Challenge, entre el 30 de noviembre y el 3 de diciembre en Albany, Bahamas, un certamen organizado por la empresa del propio Woods, quien en abril se sometió a su cuarta operación en la espalda en los últimos tres años.

Sin embargo, esta vez la emoción por su regreso lleva consigo la cautela y hasta la certeza de que las expectativas sobre su juego deben estar a tono: el mundo del golf sabe de las difi cultades de volver a verlo, al menos por lo pronto, en el nivel de un golfi sta top, y que lo más importante no será otra cosa que mantenerse sano por más de un año.

“Estoy muy contento de tener la posibilidad de regresar al golf competitivo en el Hero World Challenge. Quiero volver a tener un vida normal, sin dolores, y sintiéndome un golfi st profesional nuevamente”, aseguró Woods, quien apunta esta vez decididamente a que sea su retorno defi nitivo, aunque ello suene a una presión que tampoco le sea buena.

El ganador de 14 majors y ex número uno del mundo es la figura convocante que el golf espera hace años, pero de no superar sus dolencias en la espalda o no rendir lo que el circuito exige para ser competitivo, el tren del retorno quizá no vuelva a pasar.