Apenas un día después de que el Barcelona FC anunciara que Lionel Messi dejó de ser jugador del club, el hermano del emir de Qatar, Khalifa bin Hamad Al Thani, confirmó que las negociaciones con el jugador concluyeron y el astro argentino será jugador del París Saint Germain (PSG).

Los números del contrato, al que le faltan algunos detalles, todavía no fueron difundidos, pero se habla de un acuerdo por dos años con opción a uno más, y un proyecto deportivo y de vida a la medida del mejor jugador del mundo. El PSG es conocido por proporcionar todos los cuidados a los jugadores: desde choferes, chefs y empleados, hasta un equipo encargado de conseguir casa y colegio.

La idea del club es presentar a Messi el próximo martes con un mega evento en la Torre Eiffel con decoraciones especiales, según adelantaron periodistas deportivos argentinos cercanos al entorno de "La Pulga". De hecho, el equipo campeón de la última Copa de Francia ya reservó el monumento para el 10 de agosto.

En el PSG, el rosarino compartirá equipo con los argentinos Ángel Di María, Mauro Icardi y Leandro Paredes, y además jugará junto a Neymar, uno de sus amigos más cercanos.

Messi también compartirá plantel con las estrellas Marco Verratti, Marquinhos, Keylor Navas, Kylian Mbappé y Sergio Ramos, excentral del Real Madrid contra el que jugó El Clásico del fútbol español por más de 10 años. A propósito de esto, Al Thani tuiteó una imagen donde se ve a Messi y a Ramos junto al texto: "La capital de la luz. 8 Champions League". 

Para esta temporada el PSG contrató al ya mencionado zaguero español Sergio Ramos, al defensor marroquí Achraf Hakimi, al arquero italiano Gianluiggi Donnarumma y al volante neerlandés Giorginio Wijnaldum, que le arrebató al Barcelona gracias a un contrato sustancialmente más alto. 

¿De dónde sale el dinero? Más allá de que el PSG cuenta con un amplio presupuesto, quien invertiría en la presencia de Messi en París es Qatar Sports Investments, propiedad de la familia Al-Thani, parte de la realeza de Qatar y dueños del PSG. Según reportó Verónica Brunati, fueron ellos quienes negociaron directamente con la familia Messi e invertirán el dinero para su contratación.

Horas antes, en el mediodía parisino, hubo un encuentro entre el presidente del club, Nasser Al-Khelaïfi, el Emir de Qatar, Al Zani, y Gastón Gaudio, extenista argentino y Capitán de la Copa Davis, quien colabora y asesora la llegada de Messi al club.

La torre Eiffel cuando Neymar fue confirmado como refuerzo del club francés

Messi al PSG

Después de que Pep Guardiola, mentor del 10 y actual director técnico del Manchester City, dijera que "estaban convencidos de que Messi se quedaría en el Barcelona", por lo que no pensaban en él en un futuro inmediato; el argentino Mauricio Pochettino, DT del PSG, declaró: "Cuando hablamos de jugadores de su calibre, para cualquier club, el PSG como los demás, tal oportunidad se les puede presentar. Como en todos los casos, estamos analizando todas las posibilidades, y esta es una de ellas".

Según trascendió, las autoridades del club francés se movieron rápidamente para hacerse con los servicios del argentino. Ya habían enviado varias propuestas anteriormente, todas rechazadas por Messi ya que el astro se quería quedar en Barcelona. Sin embargo, el anuncio culé hizo saltar las alarmas y sonar los teléfonos. Aunque Messi todavía no firmó —personas cercanas a su entorno aseguran que todavía sigue triste y "en shock"—, las negociaciones llegaron a buen puerto

¿Qué pasó entre Messi y el Barcelona? Fue un tema de fair play financiero: el club catalán no podía hacer lugar a un sueldo tan alto como el del 10 sin incumplir las reglas de LaLiga. En palabras del propio presidente, Joan Laporta: "No estoy dispuesto a hipotecar al club por nadie. El Barça está por encima de jugadores, y sobre todo del mejor jugador del mundo".

Los petrodólares qataríes permitieron al PSG contratar grandes estrellas

El PSG ya gastó más de 60 millones de euros este mercado y trajo jugadores de alto calibre y, sobre todo, alto salario. Sin embargo, cuenta con dos diferencias sustanciales. La primera es el dinero. Mientras el Barcelona está endeudado y busca rebajar la enorme masa salarial que tiene, el PSG cuenta con los petrodólares de Hamad Al-Thani, presidente de Qatar Investment Authority (QIA) y actual emir de Qatar.

Aunque la cara visible es Nasser Al-Khelaïfi, el emir de Qatar es quien pone la billetera. Y atrás de Al-Thani está todo Qatar,  cuarto productor de gas del mundo y también de petróleo, que además organizará el próximo Mundial en 2022. El negocio de Messi, entonces, es redondo para los jeques y para el PSG, que ahora podrán tener una imagen impecable y un potencial ilimitado.

Por otro lado, el equipo parisino no tendrá problemas con el fair play financiero: a raíz de la pandemia del coronavirus (Covid-19), esta medida no está vigente en Francia, ya que las restricciones a la circulación y el aislamiento extendido durante tanto tiempo imposibilitaron los ingresos naturales de los clubes.

Messi con la camiseta del PSG, un futuro prometedor

La experiencia de Messi con el Barcelona le servirán al PSG para apurar sus negocios. Paris no sólo será visitada para ver la torre Eiffel, sino que habrá turismo de aficionados al deporte, y especialmente al fútbol, que visitarán la ciudad para cumplir el sueño verlo en vivo.

Ahora Messi mudará a París un éxito asegurado para actividades turísticas y de entretenimiento que antes se realizaron en Barcelona, como el estreno mundial de Messi10 del Cirque du Soleil, el primer espectáculo del Cirque que celebra a un deportista, o la presentación de una marca de ropa exclusiva bajo el nombre de The Messi Store, a fines de 2019, se sumaron a la gran demanda que ya había en la ciudad para conocer todo sobre la vida y obra del mejor jugador de fútbol del mundo.

Messi había visitado el Parque de los Príncipes por última vez en el duelo por la Champions League

Así como antes hizo Barcelona, ahora el PSG podrá diseñar un sinfín de experiencias y visitas temáticas para contemplar la presencia de Leo Messi: desde adquirir entradas para presenciar en vivo y en directo un partido con la participación del jugador como figura, hasta pisar el terreno de juego y conocer las rutinas de Messi y sus compañeros de equipo durante un día de partido.

Los negocios del Barcelona con Messi en el plantel

El factor Lionel Messi cambia por completo el espectáculo del fútbol. Y bien lo sabían en el Barcelona, que no sólo generaba fortunas con el merchandising oficial, sino que llegó a diseñar un sistema de entradas para tener un acceso VIP a uno de los templos del fútbol moderno y una visión privilegiada del astro argentino.

Una entrada común cuesta unos 50 euros, pero en el Camp Nou había tickets de más de 1000 euros según la experiencia elegida y la ocasión.

Como casi todos los clubes, Barcelona tiene la necesidad de cuidar a sus socios y son los que tienen prioridad en todos los partidos, pero muchos de los que compran un abono finalmente no iban a la cancha. El propio club le pagaba por la entrada que no utilizaba y se la ofrecía a otro espectador.

Con este sistema, en 2018-2019, la venta de entradas en taquilla para el primer equipo alcanzó 71,6 millones de euros. A esta cifra hay que añadir 22 millones de las áreas VIP

Pero toda la ciudad sentirá su ausencia, Messi potenciaba el turismo en Barcelonageneraba otros negocios asociados como tours, venta de camisetas y souvenirs.