Más de 50.000 participantes, llegados desde todos los rincones de Estados Unidos y del mundo entero, así como 2,5 millones de espectadores colmaron las calles de Nueva York para darle vida a una nueva edición de la maratón más importante del planeta.

El keniano Geoffrey Kamworor se consagró como el mejor del Maratón de Nueva York en la que fue para él la primera victoria de este estilo en su vida. El africano completó la carrera en 2h10m53s y llegó apenas 3 segundos por delante de su compatriota Wilson Kipsang, en uno de los finales más reñidos de los últimos tiempos. El podio lo completó el etíope Lelisa Desisa, con un tiempo de 2h11m32s.