Cerca estuvo de festejar con un gol su nueva cotización en 700 millones de euros rubricada en la renovación de su contrato hasta 2021 con el Barcelona. Pero un fallo arbitral, que consideró que un remate suyo no traspuso la línea de gol, no lo quiso. Lionel Messi convirtió en el encuentro del equipo culé de ayer ante el Valencia, pero a pesar de estar habilitado su tanto no fue convalidado en el empate 1-1 del líder como visitante del equipo che por la decimotercera fecha de la liga española.