La pandemia dejará sin duda una marca perdurable en las nuevas generaciones, los jóvenes, el futuro. Una investigación armó una radiografía sobre sus formas de contacto con la información, su conciencia sobre las fake news y los principales temas que les generan preocupación en este entorno difícil para todos.

Según un estudio realizado por Wunderman Thompson, la Universidad de Melbourne y Pollfish en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 24 países, entre ellos Argentina, los principales medios de comunicación siguen siendo la fuente privilegiada de información (45,1% en el caso de los jóvenes argentinos para los medios nacionales y 40% para los extranjeros), aunque la Generación Z y los millennials (nacidos entre 1981-1993 y entre 1994-2000, respectivamente) dependen de múltiples fuentes para estar al tanto acerca del Covid-19. Los amigos y la familia ocupaban un lugar más bajo en cuanto a fuentes de información. Las redes sociales de medios ocupan el tercer lugar (37,6%), seguidas por las plataformas de búsqueda (33,8%).

El contenido científico es compartido y ocupa un lugar privilegiado. Lo que la Generación Z y los millennials comparten en las redes sociales a nivel global es contenido científico (43,9%), información relevante para ellos mismos (36,7%) e información que les resulta preocupante (28,5%). Una proporción similar se da a nivel local.

La conciencia de las noticias falsas es alta. A nivel mundial, el 59,1% de los encuestados afrimó ser muy consciente de que la información sobre el Covid-19 en redes sociales y plataformas de mensajería podría ser falsa. Y es aún mayor en el caso de los argentinos, con un 74,7% .

Salud y Economía

La crisis económica es la principal preocupación en la mitad de los 24 países encuestados. Entre ellos está Argentina. La Economía ocupa el primer puesto en 64,7% de las respuestas, seguida de la posibilidad de que los familiares se enfermen (50,5%), la incertidumbre laboral (44,7%) y no poder visitar a amigos y a familiares (37%). Entre las primeras cinco, además de las limitaciones financieras, figura también la salud mental. Si se tiene en cuenta el total de países, la posibilidad de que un ser querido se enferme preocupa más (55,5%) que el bolsillo (53,8%).

En cuanto a la sobrecarga de noticias, mientras que a nivel global el 58,3% está abrumado por la información, en Argentina la cifra baja al 28%. Un número similar de personas dice que dejó de prestarle atención a la información sobre el Covid-19 (a nivel global alcanza el 52%).

Los contenidos que más valora esta franja de edad son los vinculados con las disposiciones sanitarias de cada gobierno, seguido de las directivas de la OMS, la información sobre las vacunas y la actualización de datos locales.

"El estudio nos está permitiendo entender las tensiones alrededor de las fuentes que utilizan distintos segmentos de edad en América latina y en el mundo. En los actuales entornos de creciente desigualdad y desinformación, el estudio ilumina la oportunidad para que las marcas de la región sigan creando valor social actuando como fuentes de soporte e información confiable", explicó Ernest Riba, chief strategy officer de Wunderman Thompson Latam.

La encuesta se realizó entre el 24 de octubre de 2020 y el 7 de enero de 2021 sobre 23.500 ciudadanos. En América latina participaron Argentina, México, Perú, Colombia, Chile, Cuba y Brasil.