La nota central de la versión papel de Variety esta semana refiere a las chances de Peacock, el sistema de video on demand de NBC-Universal/Comcast, para pelear en el ahora sobrepoblado campo de este tipo de servicios. Un campo donde sigue mandando Netflix, donde Disney Plus sumó más de 50 millones de suscriptores en pocos meses, donde HBO Max está a punto de salir al mercado (y sí va a incluir Lo que el viento se llevó), donde Amazon Prime Video sigue pisando fuerte, y donde la pandemia de Covid-19 causó tantos estragos como en cualquier otro sector de la economía global.L a pregunta de fondo -pertinente más allá de los Estados Unidos- es cuáles son las posibilidades de que los usuarios potenciales sumen fuentes de contenido. La respuesta es simple: mínimas.

Peacock se lanzará con dos modelos. Uno será el servicio premium pago; el otro -que es aquel al que la firma le presta más atención y donde concentrará su publicidad- es en el servicio gratuito sostenido por publicidad, que promete no más de cinco minutos de la misma por cada hora de contenido. El cálculo que realiza la empresa es simple: el mercado de pago está saturado y la crisis económica desatada por la pandemia hace que cada vez más personas busquen una alternativa OTT gratuita, incluso si tiene que ver publicidad.

Hay muchos servicios que funcionan de esa manera (y son accesibles desde la Argentina, además) como Vudu (de Wallmart, que permite alquiler y compra, además de contenido con publicidad) o Pluto.TV (lanzado recientemente en nuestro mercado). Y hoy los usuarios, ante los obligados recortes de gastos por la crisis, los buscan mucho más. NBCU admite que ese es su norte: liderar el mercado de los AVOD (Advertising-Supported Video On Demand, video a la carta sostenido por publicidad). Tampoco tiene muchas alternativas.

La biblioteca de la firma es menos impresionante que la de HBO o Disney, y no realiza contenidos originales a la manera de Netflix. Contará en el lanzamiento con The Office, que le pertenece, pero gran parte de su contenido "de peso" está licenciado a terceros y solo lo recuperará en el curso de los próximos dos años. El lanzamiento, además, coincidía con los Juegos Olímpicos de Tokyo, para el que tenía exclusividad. Pero, otra vez, el Covid hizo de las suyas. Pero el plan puede funcionar si se posiciona en el sector que, todos los analistas coinciden, más va a crecer en el on demand: el gratuito. No por nada, su slogan publicitario será "Free as a bird". Libre, o gratis, como un pájaro, el pavo real símbolo de la firma.

Más notas de

Leonardo Desposito

Brian De Palma: cuatro joyas poco frecuentadas para ver en Star+

Misión a Marte, la película más familiar de De Palma

El debut de Moon Knight estuvo lejos de sus expectativas

Moon Knight, la serie de Marvel

Clásicos de la literatura juvenil hechos películas en Disney+

Viaje al centro de la Tierra

Animación incorrecta de Adult Swim en HBO Max

Rick & Morty, joya de Adult Swim

Arabia Saudita pide censurar un diálogo en la nueva Dr. Strange

Dr, Strange y el Multiverso de la Locura

Cuatro filmes argentinos en Flow para festejar el Bafici

Cuatro filmes argentinos en Flow para festejar el Bafici

Mucho más que perspectiva de género en un gran unipersonal

Laura Nevole en Como vaca mirando un tren, de Natalia Villamil

Qué significa la caída de Netflix para el mercado de las plataformas

Stange Things, una de las "marcas" instaladas por Netflix

Bellezas de animé en los archivos de Netflix

El cuento de la Princesa Kaguya

Subsidiar o no subsidiar: el dilema del cine argentino

Subsidiar o no subsidiar: el dilema del cine argentino