El capitán del equipo argentino de Copa Davis Daniel Orsanic confirmó, después de rumores de alejamiento el año pasado, su continuidad en el cargo.

"Decidí continuar para respetar el motivo principal por el cual estamos trabajando en Copa Davis y con los más chicos en su desarrollo. La intención es poder seguir mandando un mensaje de respeto y armonía", sentenció quien guió al equipo a su primera obtención de la copa en noviembre de 2016.

Orsanic, que asumió el cargo en 2015, tendrá como máximo objetivo deportivo devolver al país al Grupo Mundial luego del descenso sufrido apenas meses después de coronarse campeón.

El equipo albiceleste participará este año de la Zona Americana y debutará en abril como local ante el vencedor del cruce entre Chile y Ecuador, que se enfrentarán el 2 y 3 de febrero en Santiago. Pero en ese tren de recuperación de volver a pertenecer al grupo de elite, la limitación para la convocatoria de jugadores marcará su trabajo.

"He hablado con la mayoría de los jugadores, algunos como (Diego) Schwartzman o (Guido) Pella han dicho públicamente que estarán a disposición pero más allá de eso cada uno tiene sus prioridades. Algunos me dijeron que no van a poder estar, pero confío mucho en el equipo que vamos a poder conformar", comentó Orsanic, que sabe de hace tiempo que Juan Martín Del Potro, Federico Delbonis y Horacio Zeballos, decidieron atender este año sus calendarios.

#CopaDavis | El debut este año, en la Zona Americana, será en abril como local ante Chile o Ecuador

De ganar esa llave ante el ganador de chilenos y ecuatorianos, Argentina jugará un repechaje en septiembre para intentar su retorno al Grupo Mundial, en el que estuvo 17 años consecutivos hasta la pérdida de la categoría ante Kazajistán en Astaná.

En un balance de su gestión Orsanic opinó que "es positivo, con resultados excelentes en 2015 y 2016 y no muy buenos el año pasado", aclarando que tomó la decisión de continuar al frente del equipo tras una charla con el subcapitán, Mariano Hood, con sus colaboradores, entrenadores, y con los jugadores que lo acompañarán.