El motivo fue que necesitó "buscarle solución a unos asuntos personales", Esa fue la explicación del argentino Javier Pastore para justificar su retraso en la vuelta a los entrenamientos con el París Sainte Germain, club al que, además, dijo ser "siempre fiel".

"Me encanta París, amo al PSG, nunca haría nada contra el club. Es como si fuese mi familia... Debía solucionar unos asuntos personales", declaró Pastore a Yahoo Sport. "Fui el primero en creer en este proyecto, fui y siempre seré fiel. No cambiaré", sentenció.

El jugador, con pocos minutos últimamente en todos los partidos importantes del equipo, debía regresar a los entrenamientos el pasado miércoles, pero su ausencia disparó los rumores que se extendieron también al uruguayo Edinson Cavani.

"Escucharé sus explicaciones cuando vuelvan", había dicho el técnico vasco Unai Emery en el regreso a los entrenamientos, mientras crece la versión de que ambos jugadores serán sancionados por el club.