Como si se tratara de un favor entre amigos. Hoy los dos, además de serlo, son los mejores tenistas de Argentina. Y la inminencia de la disputa de otro torneo de Maestros (comercialmente ahora denominado Nitto ATP Finals), al cual uno de ellos tiene grandes chances de entrar, propició la gauchada.

Juan Martín Del Potro hizo por su parte lo suyo, continuando a paso fi rme en la gira europea sobre canchas cubiertas, clasificándose a los cuartos de final del ATP 500 de Basilea, Suiza, tras ganarle en sets corridos al francés Julien Benneteau por 6-4 y 6-4.

Pero por otro lado, su amigo Diego Schwartzman, quien eligió la otra parada semanal del circuito con el ATP de Amberes, sacó del torneo en segunda ronda al español Pablo Carreño Busta, quien era la principal amenaza para que Delpo se quedase sin poder integrar la selecta lista de aspirantes al certamen que en poco más de dos semanas en Londres cerrará con bombos y platillos la temporada.

El Peque dejó en el camino por 5-7, 6-1 y 6-1 al español, facilitando que ahora, para superar a Carreño Busta en el camino al Masters, Del Potro deba ganar el torneo suizo, o bien llegar lo más lejos posible y luego sumar una buena cantidad de puntos en el Masters 1000 de París de la semana próxima y que el español quede rápidamente en el camino.

El tandilense, 19 en el ranking mundial, invirtió una hora y media para dejar en el camino a Benneteau (93) y en busca de las semifi nales enfrentará al español Roberto Bautista Agut (21), a quien le ganó dos de los tres partidos que disputaron, el último de ellos en el Abierto de Estados Unidos de este año, por 6-3, 6-3 y 6-4.

El español se impuso en el primer duelo, en el Abierto de Australia de 2014, por 4-6, 6-3, 5-7, 6-4 y 7-5, y después el argentino igualó el historial al vencerlo en los cuartos de final de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro por 7-5 y 7-6 (4).

Por su parte, Schwartzman, de muy buen presente y 26 en el escalafón mundial, superó en dos horas de juego a Carreño (11) y en cuartos se medirá con el experimentado alemán Philipp Kohlschreiber (34).

Sólido con la derecha y el revés, Schwartzman defendió muy bien el juego agresivo del español y lo desbordó con contragolpes precisos.

Será el primer enfrentamiento entre Schwartzman y Kohlschreiber.

El ATP 500 de Viena se juega sobre una superfi cie dura y bajo techo y reparte más de 1,8 millones de euros en premios.