Ahora que se habla mucho de Tenet, el último filme de Christopher Nolan que vaya uno a saber cuándo y cómo veremos -si veremos- por estas pampas, es buen momento para hablar del fin del mundo en el cine. O de películas sobre el fin del mundo, ocurra este o no en la pantalla. En realidad las mejores son aquellas en las que efectivamente viene el Final. Y curiosamente las hay de muchos tonos y fines, incluso si se trata del más trágico de los eventos posibles.

Antes que nada: no, no vamos a decir " Apocalipsis". Los ingleses traducen bien: al último libro de la Biblia lo llaman "Revelation", porque eso es lo que significa el término, "Revelación". Así que el Apocalipsis nos puede llegar cada día, cada vez que comprendemos milagrosamente algo que no entendíamos antes (podría ser cómo destapar el sifón de la cocina), sería una "revelación". También hay otro término que usan los angloparlantes: Rapture. El "Rapture" es el momento en el que Dios "toma" a todos aquellos que van a salvarse de la destrucción final del mundo, o bien el transporte de los salvados ante la segunda venida del Mesías (eso es muy frecuente en cierto milenarismo, como en los Testigos de Jehová, los Adventistas del Séptimo Día o los Mormones, todos con elementos comunes, todos estadounidenses de origen). Aclaramos esto porque son elementos que aparecen en algunas de las películas que vamos a mencionar.

Empecemos por una que no tiene nada que ver con la religión. Melancholia es la historia de los últimos días en la Tierra, antes de que un planeta llamado como el filme se estrelle y, con eso, acabe con cualquier vestigio de vida en el Universo (se nos aclara que solo la Tierra posee vida). Esto se ve desde una familia reunida para un casamiento, y lleva a revelaciones, nuevas relaciones, una tristeza y una ternura trágica que van creciendo poco a poco hasta el terrible final. La dirigió Lars Von Trier y es probablemente de lo mejor que hizo.

También una película "finalista" está entre lo mejor que hizo otro realizador, el alemán naturalizado americano Roland Emmerich. La película en cuestión es 2012, que es mucho, muchísimo mejor de lo que el prejuicio indica. Se supone que una alteración en el núcleo terrestre, predicha por los aztecas, hará que el mundo se acabe en 2012, claro. Pero resulta que hay un plan secreto de ciertos gobiernos para salvar a una parte de la población mundial. La aventura de paso incluye a un remisero que alguna vez fue escritor y tiene que salvar a sus hijos y su ex, a un hippie loco, a un presidente de los EE.UU. un poco demasiado políticamente correcto, a un científico progre totalmente equivocado, y a un Secretario de estado con un cinismo apabullante. Lo que destruye esta película no es la Tierra sino la corrección política. Y es buenísima en serio.

 

Aunque no tanto como una que pueden encontrar en plataformas, This is the end. Escrita y codirigida por Seth Rogen, narra cómo la amistad entre Seth Rogen, Jay Baruchel, Jonah Hill, Danny McBride y la fugaz conviviente Emma Watson entra en crisis cuando quedan encerrados, tras una fiesta fallida, en la mansión de James Franco, cuando llega el Fin del Mundo, con "Rapture" previo y todo. Hay mucho humor, pero lo más interesante consiste en que gran parte de la película recuerda a El Ángel Exterminador, de Buñuel. El final, con aparición brillante de los Backstreet Boys, es de lo más lindo y jugado que hizo Hollywood en los últimos años. La película también, aunque pocos le hayan prestado atención.

Una muy original es Last Night, del actor y director Don McKellar. El filme, de 1998, se hizo como parte de una serie sobre la llegada del año 2000, y en esa serie también aparece la obra maestra El Agujero, de Tsai Ming-liang. McKellar imagina que la llegada del segundo milenio implica el fin del mundo, muestra una ciudad destruida o devastada porque ya no hay orden, pero lo que más le importa es cómo un grupo de personajes intenta llegar a sus seres queridos, saldar cuentas con el pasado y disfrutar o vivir esa última noche del mundo. La banda de sonido, con clásicos canadienses, es de lo mejor que se puede escuchar en una película.

Y ahora, amigos, la película más extraña sobre el tema. En la Argentina se llamo Éxtasis, y en los Estados Unidos, The Rapture. La protagonizaron Mimi Rogers y un entonces desconocido Dave Duchovny, y la dirigió el guionista y realizador Michael Tolkin. Ella es una mujer sexy y tremendamente promiscua. Un buen día, le tocan la puerta unos Testigos de Jehová (o Mormones, o algo así) y tratan de sacarla del mundo de vicio. Por esas cosas de la vida, nuestra protagonista se convierte en fanática religiosa, tiene hijos, vive una vida de secta y lleva las cosas al extremo porque, claro, llegará el Fin del Mundo muy pronto. Lo que le permite a Tolkin mostrar el descenso en la locura religiosa con todo su esplendor, pero siempre creemos que o bien la película es demasiado subrayada o el realizador nos está tomando el pelo. Bueno, spoiler (pero les juro que no altera el placer de ver esta locura): viene el Fin del Mundo en serio. Y ella, que la pasa bastante mal, termina peleándose cara a cara (SIC) con Dios mismo. El final es quizás el más loco que dio el cine desde los setenta, y mire que tiene competencia.

Más notas de

Leonardo Desposito

El mayor exhibidor mundial de cine, cerca de la quiebra

El mayor exhibidor mundial de cine, cerca de la quiebra

China le quita a los EE.UU. la corona del cine

China le quita a los EE.UU. la corona del cine

Cuatro grandes películas para ver en casa

Cuatro grandes películas para ver en casa

Breve historia de los efectos especiales

Breve historia de los efectos especiales

Dentro y fuera de casa: disfrutar el fin de semana

Dentro y fuera de casa: disfrutar el fin de semana

Dos buenas opciones del cine más reciente

Dos buenas opciones del cine más reciente

Más allá de la reestructuración de Disney: la fusión del cine y la TV

Más allá de la reestructuración de Disney: la fusión del cine y la TV

Cortos experimentales más allá del erotismo

Cortos experimentales más allá del erotismo

La carrera al Oscar arranca en plena pandemia

La carrera al Oscar arranca en plena pandemia

Robert De Niro y una película olvidada ganan la taquilla de los EE.UU.

Robert De Niro y una película olvidada ganan la taquilla de los EE.UU.