El amistoso que Israel y la Selección argentina iban a disputar el próximo sábado en Jerusalén quedó suspendido esta tarde, luego de la escalada de violencia, amenazas y críticas gubernamentales que recibió el capitán Lionel Messi y la delegación albiceleste en Barcelona.

Fuentes de la AFA confirmaron que la suspensión se decidió luego de evaluar las opciones de seguridad que iban a acompañar a la Selección en su llegada a Jerusalén, donde Messi iba a visitar, incluso, el Muro de los Lamentos.

En los próximos minutos se espera una comunicación oficial por parte de la AFA a través de las redes sociales, en el contexto de un partido teñido de política, con el presidente de la Nación, Mauricio Macri, interesado en demasía.