El Tribunal de Disciplina del Consejo Federal de la Asociación del Fútbol Argentino le dará por ganado el partido a Alvarado frente a San Jorge de Tucumán y decretará el ascenso del equipo marplatense a la Primera B Nacional. Se trata de una decisión no exenta de polémica, que podría incluir un castigo a los jugadores del equipo derrotado, quienes se negaron a continuar el partido cuando perdían 1-0, a los cinco minutos del segundo tiempo, enojados por los fallos del árbitro Adrián Franklin en la revancha de la final del Reducido del Federal A por el segundo ascenso a la Primera B Nacional.

Por ahora, la protesta se cobró la renuncia del presidente del Tribunal de Disciplina del Consejo Federal de la AFA, Antonio Raed, quien debió reconocer que lo que sucedió con el arbitraje de Franklin "es público y notorio" e incluso afirmó que "fue amañado".

"Generó estado de nerviosismo y sacó de eje a uno de los equipos. No quiero justificar reacciones por parte de estos muchachos, pero que las cosas se den de un modo tan amañado y digitado, desde lo humoral puede tener justificación. Todo el mundo puede sacar sus conclusiones", afirmó el dirigente santiagueño en diálogo con la radio LV12, donde además admitió que su alejamiento del cargo es producto de una "fatiga moral" por distintas situaciones.

Su renuncia aún no fue aceptada por los miembros del Tribunal de Disciplina del Consejo Federal, por lo que deberá seguir ejerciendo su Presidencia hasta que se haga efectiva.

Según supo la agencia Noticias Argentinas, la intención del Tribunal es aplicar el artículo 106 del reglamento de transgresiones y penas de AFA en su inciso c para dar el partido por perdido al equipo protagonista de la protesta.

Allí se aplica el castigo "cuando los jugadores de un equipo abandonan el juego, permaneciendo en la cancha pero facilitando con su actitud la libre acción del equipo adversario o cuando los jugadores se nieguen a proseguir el partido". 

Si bien esto todavía no lo decidió el Tribunal de Disciplina, el organismo también está en condiciones de castigar a los futbolistas de San Jorge. 

El artículo 190: "Suspensión de cuatro a catorce partidos al jugador que exteriorice su protesta o resistencia contra la autoridad del árbitro abandonando el juego y permaneciendo inactivo en la cancha, o facilitando la libre acción de los jugadores adversarios o perturbando en cualquier otra forma el normal desarrollo del juego". 

Los futbolistas de San Jorge de Tucumán se negaron a continuar el partido frente a Alvarado, cuando perdían 1-0 a los cinco minutos del segundo tiempo, enojados por los fallos del árbitro Franklin en la revancha de la final del Reducido del Federal A por el segundo ascenso a la Primera B Nacional.

En el estadio "José María Minella", los jugadores en cancha y los suplentes del plantel tucumano se sentaron en el campo de juego para luego retirarse al vestuario.

Los fallos que le criticaron al referí fueron la segunda amarilla a David Valdéz y la expulsión de Maximiliano Guardia tras el gol de Emiliano López, a los 46 minutos del primer tiempo, a quien vieron en posición adelantada antes de marcar el tanto.

Además, Franklin amonestó sólo en el primer tiempo a Rolando Serrano, Álvaro Pavón, Nicolás Carrizo, César More y el capitán Ricardo Tapia, todos jugadores del conjunto visitante.

"Creemos que fue un afano lo que pasó el primer tiempo. Nos toca pasar a nosotros, hay que pensar en nuestras familias e hijos. No esperábamos un pésimo arbitraje, nos robaron en la cara", afirmó Tapia, que con el resultado perdía el ascenso, ya que la Ida había sido 0-0.