La ciudad chubutense de Puerto Madryn espera el verano con orcas, pingüinos, lobos, elefantes marinos y delfines, más nuevas propuestas especiales para la temporada que hacen crecer las inversiones a un ritmo del 15% anual, según fuentes municipales.

Al llegar la estación más cálida, la Capital Nacional del Buceo despide a las ballenas que llegaron a mediados del año al Golfo Nuevo, entre las que esta vez apareció uno de los escasos ballenatos blancos, para regocijo de los turistas y vecinos.

Ricardo Sastre, intendente de Madryn, apuntó que recibían por año "cerca de 200.000 turistas", por lo que las inversiones se incrementaban, para extender la estadía a 3,4 noches por pasajero.

Ante ese flujo de visitantes la ciudad suma atractivos con su oferta gastronómica, basada en el pescado, los frutos de mar y el cordero, que tiende a definir un perfil propio no sólo de Madryn sino de toda la Patagonia.

Allí, tradicionales restaurantes como El Almendro, la Cantina del Naútico y Bistró de Mar, en la playa, se disputan la supremacía en el gusto del público, pero hay más, como el sushi y la comida vasca que vinieron para quedarse.

También están la Fiesta Nacional del Cordero o las escapadas a la colonia galesa de Gaiman, llenas de tradición y la mejor repostería con sus tés, junto a a la conmovedoras iglesias y capillas que levantaron aquellos inmigrantes para su culto.

En el mar ya termina la temporada de ballenas pero quedan las orcas, los píngüinos y los elefantes y lobos marinos con lo que se puede interactuar en buceo con snorkel o en kayak.