El ex presidente de River, Daniel Passarella, y su vicepresidente, Daniel Turnes, cometieron "fraude en perjuicio del club", según el abogado Mariano Cúneo Libarona, contratado por la actual dirigencia que preside Rodolfo D'Onofrio.

"Cheques falsos, gente falsa y facturas truchas. Todo esto se encontró en la investigación. Passarella, Turnes y otro grupo cometieron fraude en perjuicio de River", expresó Cúneo Libarona en diálogo con TyC Sports.

Cúneo Libarona señaló que resta "un peritaje caligráfico" para la siguiente instancia, la del juicio oral, y apuntó que la estafa tiene "un máximo de seis años de prisión y un mínimo que es excarcelable".

El ex jugador, entrenador y presidente de River fue involucrado junto con Turnes, ex vice presidente primero; Hugo Carreras y Daniel Mancuso, ex directivos del club por malversación de fondos y asociación ilícita. Passarella, titular del club entre 2009 y 2013, fue acusado por haber librado un total de 26 cheques impagos por un cifra de $2.356.500 a integrantes del plantel de River como Mariano Pavone, Carlos Sánchez, Adalberto Román, Leandro Caruso, Agustín Alayes y Luciano Vella. 

Las pruebas también apuntan a un gasto de $154.000 con fondos de River por un juicio personal de Pasarella con ARBA (Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires).

La contratación de la empresa Radio, por $1.740.000, en concepto de adicionales de Seguridad para los recitales de Justin Bieber e Iron Maiden, cuando los encargados de cuidar a los espectadores corrió por cuenta de la productora de los shows; más $322.000 a la empresa SYM por tareas de limpieza en esos denominados recitales. 

El presidente de la entidad "millonaria", Rodolfo D'Onofrio, se refirió desde Porto Alegre al juicio oral al que será sometido Passarrella: "Todos tenemos la obligación en cualquier institución, sea cual fuere, de presentar pruebas a la justicia si se encuentran cosas que no están bien y eso hicimos y la justicia actuará".

"Nos hubiera gustado no encontrar nada mal y haber tenido un club mejor cuando asumimos y no nos hizo felices hacer la denuncia", confesó. 

Passarella anunció su candidatura en diciembre de 2008 y fue elegido presidente de River el 5 de diciembre de 2009, luego de que un segundo recuento lo diera ganador por 6 votos, justamente sobre D'Onofrio. River estaba entonces en una difícil situación debido a la cuestionada gestión del anterior presidente, José María Aguilar, lo que repercutió en el rendimiento futbolístico, y que culminó con el histórico descenso de junio de 2011 al perder la Promoción con Belgrano, que provenía de la B Nacional.

Passarella terminó su mandato a fines de 2013, con River nuevamente en Primera tras ganar el Nacional B 2011-12, y declinó presentarse a las elecciones a causa de su mala imagen.