River Plate hará su descargo hoy en base a una serie de argumentos que buscan demostrar que lo ocurrido el sábado fue diferente a lo acontecido con el famoso gas pimienta en 2015 y, por ende, entender ahora que la final debe definirse en la cancha.

Luego de que Boca le solicitara el domingo a Conmebol que le diera por ganada la final, la defensa del " Millonario" apunta a hacer hincapié a que lo acontecido se dio fuera del ámbito del anillo de seguridad del club y, por ende, la responsabilidad es del Estado y no de la institución.

Según supo NA de fuentes cercanas a la entidad de Núñez, la posición de River apunta a que el hecho "fue fuera del anillo de seguridad y, por ende, no le cabe responsabilidad al club". 

La principal agresión al micro que trasladaba al plantel de Boca, que sufrió rotura en algunos vidrios y generó las lesiones de Pablo Pérez y Gonzalo Lamardo, ocurrió la esquina de Avenida del Libertador y Lidoro Quinteros, cinco cuadras de la cancha.

No obstante, los futbolistas de Boca también contaron que las pedradas se dieron hasta metros antes del propio ingreso al estadio Monumental, algo que se puede constatar en videos que circulan por redes sociales y medios de prensa, aunque fueron de menor tenor. 

En ese sentido, presenta un fallo de una persona que demandó a River y AFA por un episodio que terminó con una pierna fracturada, en avenida del Libertador entre Monroe y Blanco Encalada. 

En 2011, la justicia eximió de culpa y responsabilidad al club y a la AFA, que no tuvieron que demandar a Gustavo Alfredo Berselini. 

Si Conmebol entiende que hay responsabilidad de la institución, la defensa de River -encabezada por Gonzalo Mayo- sostiene que en base a los antecedentes últimos del organismo que rige los destinos del fútbol continental es redimible por una multa, en caso de agresiones a micros con rupturas de vidrios, aunque en esta ocasión se le suma que hubo dos jugadores como Pérez y Lamardo que tuvieron que ir a un hospital a verse. 

A pesar de que Boca señala que este episodio es similar al del gas pimienta, de la Copa Libertadores de 2015, y por ende River debe perder los puntos, en Núñez remarcan que aquí falló el operativo policial tal como admitieron algunos funcionarios y estos hechos fueron fuera del estadio y no dentro.