El martes próximo en Núñez y el subsiguiente (31 del corriente mes), protanizarán los dos capítulos del duelo planteado en una de las llaves de semifi nales de la Copa Libertadores de América, buscando el ansiado pasaporte a una final que promete de Conmebol para el campeón u$s7.200.000, y u$s5.700.000 para quien deba conformarse con el colgarse la medalla del segundo puesto.

River y Lanús, los dos equipos argentinos dispuestos a romperse los cuernos en un mano a mano con mucho en juego, terminarán siendo más allá de actores directos de su propio destino en el certamen, los que quedarán como inauguradores del uso del VAR en la máxima competencias sudamericana de clubes, en partidos que tendrán siete árbitros, los cuatro habituales más tres encargados del uso del sistema pensado para evacuar decisiones polémicas en jugadas claves.

Tanto el Millonario como el Granate vienen de asegurarse por haber accedido a semifi nales u$s4.200.000, un ingreso al que sus tesorerías agregarán lo recaudado en concepto de venta de localidades.

Una cuenta simple dice que River, por ejemplo, podría hacerse de una recaudación que pueda llegar a orillar los 30.000.000 de pesos, cifra que brota de tomar los 24.000.000 de esa moneda que le entraron en el duelo de vuelta por los cuartos de fi nal (ante Jorge Wilstermann, en el triunfo con goleada de 8-0 que revirtió el 0-3 de la ida en suelo boliviano). Desde luego que la diferencia en la estimación radica en que por la importancia de esta nueva instancia, el club se reserva el derecho de cotizar más caras las entradas, algo usual en copas internacionales, partidos que ya de por sí tienen tickets a valores muy superiores a los acostumbrados en partidos de la Superliga.

Como frutilla del postre, el campeón podrá sumar luego el plus que representa la plaza que le corresponderá en el Mundial de Clubes como representante del fútbol sudamericano.

La cita, a disputarse este año en Abu Dhabi, tiene reservados u$s9.000.000 para los fi nalistas, 5 millones para el que resulte campeón y 4 para el subcampeón.

La evidencia es clara y contundente: el reporte económico por competir internacionalmente les es cada vez más importante a los clubes, máxime si se trata, como en el caso de Lanús, de saberse de otra categoría respecto a los grandes que más recaudan. Valga el caso de conocer que el Millonario, por ejemplo, recibe de la SFA (Superliga del Fútbol Argentino) un total de 104.000.000 de pesos (al igual que Boca) por lo que dura el torneo local, mientras el Granate percibe 59.000.000 de pesos.

Pero el combo recaudatorio por una participación exitosa en una Copa Libertadores puede incluso ir más allá, si a los números por patrocinios actuales (20 millones de dólares anuales River y algo más de 1.300.000 de la misma moneda Lanús), se los considera potencialmente incrementados a futuro por renovaciones más jugosas o sponsors agregados.