Un tercer intento de terminar con un mes de combates entre fuerzas azerbaiyanas y armenias fracasó tras nuevos bombardeos y acusaciones de las dos partes de "violación flagrante" de un alto el fuego negociado en Washington.

La "tregua humanitaria" en los combates que se registran en torno a la región separatista de Nagorno Karabaj, un territorio montañoso del Cáucaso Sur, desde el 27 de septiembre, debía comenzar a las 8 de hoy.

Pero por la mañana, el canciller de Azerbaiyán acusó a las fuerzas armenias de haber bombardeado la ciudad de Terter y las aldeas cercanas, así como posiciones del Ejército azerbaiyano, mientras éste respetaba el alto el fuego.

"Esto demuestra una vez más que Armenia solo apoya de palabra el principio de una tregua humanitaria", afirmó Hkimet Gadjiev, consejero del presidente azerbaiyano, Ilham Aliev.

El funcionario acusó a las fuerzas armenias de "escudarse detrás de la tregua para intentar reagrupar (sus fuerzas) e intentar tomar nuevas posiciones", informó la agencia de noticias AFP.

Nagorno Karabaj se encuentra enclavado dentro de Azerbaiyán, pero el territorio está controlado por separatistas armenios desde el fin de una guerra de secesión en 1994 que dejó decenas de miles de muertos.

Paralelamente, el ministerio de Defensa de Nagorno Karabaj denunció disparos de artillería enemiga contras sus posiciones en diversos sectores del frente, mientras aseguraba que las fuerzas bajo su control "respetan estrictamente los acuerdos concluidos" y que "las acusaciones del enemigo no tienen nada que ver con la realidad".

Se trata de la tercera tregua que fracasa, tras dos intentos anteriores.