El Gobierno británico envió dos buques de guerra a la isla de Jersey, situada a apenas diez kilómetros de la costa francesa pero dependiente de la Corona británica, en medio de una disputa con Francia por los derechos de pesca después del Brexit. Francia amenazó con cortar la electricidad de la isla, mientras que pescadores franceses advirtieron que bloquearán el puerto principal de Saint Helier para evitar la entrega de suministros.

Las tensiones se desataron tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), al entrar en vigor una ley británica que puso fin al derecho automático de las flotas de los países del bloque a pescar en aguas británicas alrededor del Canal de la Mancha.

El viernes pasado, el Reino Unido publicó una lista de 41 barcos pesqueros equipados con sistemas de seguimiento de embarcaciones (VMS) y autorizados a pescar en aguas alrededor de la isla de Jersey desde el sábado.

También impuso limitaciones a los barcos franceses sobre cuántos días pueden faenar y qué especies pueden capturar, y les exigió además justificar su actividad pesquera en la zona como requisito para recibir la licencia con la que seguir operando en esas aguas.

Pero los pescadores franceses protestan por esas nuevas licencias ya que restringen por primera vez el número de días que pueden operar en aguas compartidas.

La pesca fue uno de los principales escollos en las negociaciones por el Brexit a fines del año pasado entre el Reino Unido y la UE. Si bien la pesca supone menos de un 0,1% del PBI británico, los pescadores han sido uno de los principales grupos de presión a favor del Brexit.

Pero para España, Francia, Países Bajos, Bélgica, Alemania, Dinamarca, Irlanda, Suecia y Polonia, las capturas de la flota europea en aguas británicas representaban el 40 % de la producción.

La residencia oficial del Gobierno británico informó que el primer ministro Boris Johnson habló anoche con el ministro principal de Jersey, el senador John Le Fondré, sobre las medidas de precaución que podrían tomar.

Según un portavoz del Gobierno británico, ambos ministros hablaron sobre "la urgente necesidad de reducir las tensiones y forjar un diálogo entre Jersey y Francia sobre el acceso a la pesca".