El Ministerio de Trabajo ratificó la convocatoria para el 30 de septiembre para definir un nuevo incremento del salario mínimo vital y móvil (SMVM). Variación que antes de las PASO se mensuraba -extraoficialmente- en un 10%, para dejar el haber básico con un ajuste en el tenor de la pauta salarial del 45%.

Sobre la instancia de dicha suba a través de un decreto, rumor que circuló en las últimas horas y como parte de la marea que sacude al oficialismo tras la derrota en las urnas, fuentes de la cartera laboral negaron a BAE Negocios tal chance.

De esa manera, precisaron que algunas de las medidas económicas que anunciará el Gobierno esta semana serán, por ejemplo, "desde la tónica de créditos a tasa cero y de capacitación laboral con certificación; es decir, por vía de la seguridad social".

Otras fuentes reseñaron a este diario que una de las iniciativas que le acercaron al Gobierno desde sectores que integran el FdT propicia que el SMVM supere el 50% de la canasta básica total, a la fecha de $67.576, para que, al menos, una familia en donde trabajan dos personas "no quede en la línea de la pobreza".

Mientras tanto las centrales obreras se aprestan por estas horas a analizar la cuestión, tanto la CGT este miércoles como la CTA Autónoma y también la CTA de los Trabajadores, cuyo titular, Hugo Yasky, ya adelantó postura. "Hay que asegurar los ingresos por encima de la inflación", reclamó.

En Azopardo dejaban entrever que la fecha para modificar el SMVM es cosa juzgada, sin perjuicio de analizar también que no inyectar dinero en la población templó la derrota en las PASO. Otras fuentes gremiales que no comulgan con la CGT dijeron que "esta semana puede haber anuncios importantes", que incluirían el SMVM.

La ratificación del CNS, y la no definición vía decreto desde la cartera laboral, se conoció al mismo tiempo que otras versiones apuntaban al titular del ministerio, Claudio Moroni, como atravesando la zona de turbulencia post PASO, así como otros integrantes del equipo gubernamental.