En el día de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, el alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, anunció los nuevos usos que le darán a las instalaciones montadas durante los Juegos Olímpicos de Brasil durante el 2016 que, tras cinco años del evento en el país vecino, califican a los estadios como el "elefante blanco" por su abandono y deterioro.

El nuevo plan que fue anunciado este viernes por el funcionario, tres de los estadios serán convertidos en escuelas municipales y otros espacios serán ofrecidos en concesión a empresas privadas, según informó la agencia EFE.

Cómo está formado el Parque Olímpico

Tiene siete instalaciones que incluyen el Velódromo, el Parque Acuático, la Arena Olímpica de Río y el Centro Olímpico de Tenis, todas ellas ubicadas en Barra de Tijuca, al oeste de la ciudad.

Estadios convertidos en escuelas

Los estadios que fueron construidas para handball y para las actividades acuáticas serán desmontados y con sus partes se levantarán cuatro escuelas, un proyecto que tendrá un costo estimado de 78 millones de reales (unos 15 millones de dólares) y que según el alcalde deberá arrancar en septiembre para quedar listo en 2023.

Los centros educativos serán levantados en cuatro barrios de la zona oeste de Río, cuyas poblaciones son de escasos recursos y cada uno de tendrá una capacidad para 245 estudiantes.

En la Arena 3, el único coliseo que está en funcionamiento, bajo la gestión municipal, no se desmontará pero también será convertido en una escuela que albergará a 850 estudiantes y que contará con 24 aulas y un gimnasio experimental olímpico donde se ofrecerán clases de actividades deportivas gratuitas para los estudiantes.

La idea de convertir los pabellones en escuelas no es nueva y bajo ese criterio fueron construidos para los Olímpicos de 2016, un plan que tras cinco años sigue en el aire debido a la ineficiencia de la pasada administración municipal, según Paes.

"Todo eso ya debería estar hecho, pero no solo el Parque Olímpico, también la ciudad de Río de Janeiro que fue abandonada por la última gestión", aseguró el alcalde en una rueda de prensa, tras presentar el nuevo plan.

Las instalaciones de los Juegos Olimpicos costaron más de 40.000 millones de reales (unos 8.000 millones de dólares al cambio actual) actualmente están en el abandono, deterioradas y salpicadas por los escándalos de corrupción que dejaron los millonarios desvíos de recursos públicos descubiertos durante las obras.