Mientras Novak Djokovc sigue demorado en un hotel en Australia, el Gobierno le revocó la visa a otra tenista que iba a participar del Grand Slam. Se trata de la checa Renata Voracova, quien ya había ingresado al país con una exención médica que la habilitaba. 

Según confirmaron fuentes oficiales desde República Checa, tras estar retenida en el mismo alojamiento que el serbio, la deportista volverá a su casa sin jugar el Australian Open, que empieza el 17 de enero. A pesar de haber tenido coronavirus recientemente, las autoridades australianas no lo tomaron como un punto válido para dejarla participar. 

Aunque la tenista tenía una habilitación de Tennis Australia con la que había ingresado en diciembre al país, el Gobierno se puso firme. Además, Voracova ya había participado de un partido en el WTA Melbourne Summer Set, por lo que no quedan claras las disposiciones del país. 

"Hay guardias por todas partes, incluyendo debajo de mi ventana, algo que es bastante gracioso. Quizás piensan que voy a saltar y fugarme", detalló en una entrevista con medios checos. "Me traen comida y hay un guardia en el pasillo. Todo está racionado. Me siento un poco como en una prisión", aseguró.

La vacunación completa es obligatoria para entrar a Australia, aunque oficialmente aclararon que debía haber motivos médicos para que alguien pueda ser exceptuado de dicho requisito. En el caso de los tenistas, las razones no fueron suficientes. 

Djokovic recurrió a la Justicia para jugar el Australian Open

El caso de Djokovic generó opiniones contrapuestas alrededor del mundo y desde afuera del hotel, muchos seguidores se reunieron para apoyarlo y pedirle que se "mantenga fuerte". El tenista, reconocido por su determinante posición antivacunas, apeló a la Justicia para poder participar del Abierto.

“Gracias a mi familia, a la familia de Serbia ya todas las buenas personas de todo el mundo que me envían su apoyo. Gracias a Dios querido por la salud“, había escrito desde su habitación de hotel el miércoles. Allí permanecerá, por lo menos, hasta el lunes cuando autoridades judiciales de Melbourne lo visitarán para escuchar los motivos de su apelación. 

Además, el conflicto llegó a tener carácter diplomático, ya que el presidente de Serbia se refirió al "maltrato" que recibió su estrella deportística por parte de Australia, que asegura que se lo debe tratar como a cualqueir otra persona.