El presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici, en una conferencia de prensa minutos después de que se suspendiera nuevamente el partido con River Plate por la segunda final de la Copa Libertadores, dijo que el martes irá a la sede de la Conmebol en Paraguay para que se resuelva si se le da por ganado el partido a su club por los incidentes de ayer, y recién después de que se agote esa instancia hablar de una nueva fecha para disputar el encuentro.

"Los partidos se ganan y pierden en cancha, pero tengo la responsabilidad de ser presidente e hicimos la presentación con todos los articulos que incurrieron el día de ayer. Esperamos que el Tribunal de Conmebol revise y se expida. El martes iré a Paraguay pero diré lo mismo que ahora: que revisen la presentación de 15 fojas con los artículos correspondientes", aseguró el titular xeneize ante los periodistas. 

Minutos antes había hablado el técnico boquense, Guillermo Barros Schelotto, había asegurado que sus jugadores "estaban en desventaja".

Para el ídolo de la Ribera "no es lo que se vive previamente a una final lo que nos tocó vivir ayer. Estábamos en desventaja ayer, lo estamos hoy, y lo mejor para Boca era no jugar, porque no estábamos en las mismas condiciones que River. Este hecho no tiene nada que ver con lo deportivo y no se podía jugar".

Agregó el técnico que "lo que pasó lo vieron todos, no es necesario que yo lo cuente. Lo feo que nos tocó vivir a los que estábamos en el micro y después en el vestuario. Nos sentíamos en desventaja. Sea River u otro rival, debemos llegar los dos en la misma situación".