Después de soprender periódicamente al mundo con sus hazañas, un nuevo salto de riesgo terminó con su vida en un accidente ocurrido en el Monte Ama Dablam, en los Himalayas, en el este de Nepal, desde una altura de 6.814 metros.

Valery Rozov, el legendario saltador de base de 52 años, era conocido como “el hombre sin límites” o como “el más temerario entre los temerarios”, y murió el pasado sábado luego de intentar una de las más riesgosas pruebas de su carrera. Los detalles del trágico accidente son todavía confusos, según publicó la agencia de noticias francesa AFP.

Sin embargo, llamó la atención que Rozov -quien realizó hazañas con su salto de base en todos los continentes- pudiera sufrir algún tipo error de cálculo durante el descenso. Pero para el diario Himalayan Times, Rozov se “estrelló contra un acantilado” mientras saltaba de la montaña envuelto en un traje de alas.

Según el reporte, habría muerto en el acto. Un equipo de socorristas rescató su cuerpo sin vida el domingo por la mañana y lo trasladaron en helicóptero a Katmandú, al Seven Summits Club, organizadores de la expedición.

El deportista extremo tenía un exclusivo contrato con Red Bull desde 2004. “Expresamos nuestras más profundas condolencias a su esposa y a sus hijos”, comunicó la organización de la expedición.

Su salto más espectacular fue realizado en 2016 cuando saltó de 7.700 metros desde lo más alto del Monte Cho-Oyu, entre Nepal y el Tibet. En 2013 había escalado el Everest, pero sin alcanzar la cima decidió volar desde una altura de 7.220. Eso representó -hasta entonces- el récord de salto de base, marca que sería luego superada por él mismo tres años después.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

Ver más productos