Del cielo al infierno, poco a poco y casi sin escalas, las lesiones fueron llevando a Tiger Woods a verse privado de desenvolver los dones que la naturaleza le dio para marcar a fuego una época trascendente del golf, signada por los grandes cambios de la tecnología aplicada al juego.

Tiger lleva jugadas solo siete vueltas de golf y tres torneos en los últimos 26 meses

Sus 14 títulos grandes y 79 del PGA Tour, su condición de exponente de la raza negra encumbrándose al tope del ranking mundial de un deporte dominado por hombres blancos, y su estilo, exquisito en lo técnico pero atléticamente potente, de gran capacidad física, asoman como recuerdos.

Sus ocho pasos por el quirófano (cuatro operaciones de rodilla y otras cuatro intervenciones en su espalda), le vinieron frenando de modo recurrente su ambición de volver a ser, haciendo de cada regreso una nueva frustración hasta el punto de pensar en el retiro definitivo.

Sin embargo, a seis meses de su última operación, el ex monarca mundial recibió el alta mé- dica para retomar sus actividades golfísticas sin restricciones.

“Recibió muy buenas noticias y ahora solo depende de él volver a trabajar al máximo nivel. Lo mejor de todo es que no ha sentido dolores en su espalda”, dijo Mark Steinberg en diálogo con Golf Channel.

Durante los dos últimos meses, Tiger encendió la expectativa subiendo tres videos de sí mismo haciendo un swing completo: el primero con un hierro, el segundo junto al estadounidense Kevin Chappell durante el Tiger Woods Invitational en California y el tercero con su driver.

“Tiene autorización para hacer lo que desea, pero desde ya les adelanto que se lo va a tomar con tranquilidad. Va a volver (en algún momento), pero lo hará de la manera más correcta”, agregó Steimberg, quien además puntualizó que Woods se reunió la semana pasada con el doctor que se encargó de su última operación en abril pasado, tras la cual se le aseguró que no existían problemas con que retomara la actividad de forma normal.

Los problemas físicos para Tiger comenzaron en 1994, año en el que tuvo la primera de sus cuatro operaciones en la rodilla izquierda por un tumor benigno. Una extracción de líquido sinovial en 2002, una artroscopía para un shaving de un cartílago en abril de 2008 y una reparación de ligamento cruzado anterior en junio de ese mismo año, fueron las restantes.

En cuanto a su espalda, sus tres primeras intervenciones se debieron a pinzamientos nerviosos (abril 2014, setiembre 2015 y octubre 2015), en tanto la última (abril de este año) respondió a la quita de un disco que le provocaba ciática, con fuertes dolores en la parte lumbar con irradiaciones a sus piernas.

El último torneo en el que participó Woods fue el Omega Dubai Desert Classic en febrero pasado, certamen que abandonó por dolores en su espalda tras los primeros 18 hoyos.