El seleccionado argentino de fútbol derrotó a su par de Marruecos por 1-0, en Tánger, en un flojísimo partido que marcó el fin de la última gira antes de la Copa América de Brasil, de junio próximo. El mediocampista Ángel Correa, quien ingresó en el segundo tiempo, marcó el gol de la victoria a los 37 minutos de un encuentro que estuvo marcado por las fuertes ráfagas de viento que complicaron un trámite normal.

El equipo dirigido por Lionel Scaloni cerró la última gira previa a la Copa América con un triunfo tras haber comenzado con derrota frente a Venezuela (3-1) en Madrid pero con muchas dudas con respecto al futuro. Si el cuerpo técnico pretendía sacar de este encuentro los puestos vacantes para la nómina final para la Copa América eso no pudo ocurrir ya que el clima afectó la posibilidad de jugar con normalidad.

A esto se sumó que el trámite del partido fue áspero, friccionado y con mucha pierna fuerte, un combo letal que recordará a este amistoso como uno de los peores partidos de la historia del seleccionado.

Fue un amistoso que se jugó como una final ya que los tumultos y las discusiones se repetían cada vez que el flojo árbitro zambiano Janny Sikazwe interrumpió el partido por cada falta. El dato para graficar el primer tiempo fueron las 29 faltas que se cometieron en 48 minutos, un promedio aproximado de una falta cada dos minutos.

Si hubo algo para destacar del equipo nacional fue la presión en campo contrario pero ya con la recuperación de la pelota no hubo conexiones para lograr hilvanar una jugada de ataque.

Ver más productos

Stiglitz le dio una mano a Guzmán y y ya habló con el FMI

Stiglitz le dio una mano a Guzmán y y ya habló con el FMI

La devoción del Papa por la Virgen.

La devoción del Papa por la Virgen

Ver más productos