El Consejo Europeo aprobó un mecanismo de ayudas temporales para mitigar los riesgos de desempleo durante la emergencia, que contará con fondos por un total de 100.000 millones de euros.

La herramienta denominada SURE, dará préstamos en condiciones favorables a los Estados miembros de la Unión Europea (UE), para hacer frente a los incrementos repentinos y graves del gasto público nacional que se hayan producido desde el 1 de febrero de 2020, en relación con regímenes de reducción del tiempo de trabajo y medidas similares adoptados a escala nacional. También abarcará los casos de ayuda a los trabajadores por cuenta propia, o en relación con ciertas medidas sanitarias adoptadas en respuesta a la crisis, en particular en los lugares de trabajo.

SURE es una de las tres redes de seguridad -por un importe global de 540 000 millones de euros- recogidas en el informe acordado por el Eurogrupo el 9 de abril de 2020, y destinadas a la protección de los trabajadores y el empleo, las empresas y los Estados miembros.

Los dirigentes de la UE refrendaron el acuerdo el 23 de abril y pidieron que el conjunto de las medidas estuviera en marcha a más tardar el 1 de junio de 2020.

Aunque todos los Estados miembros podrán hacer uso del instrumento, SURE actuará como una red de seguridad especialmente importante para los trabajadores de las economías más gravemente afectadas.

Desde el punto de vista formal, la asistencia financiera se concederá por decisión del Consejo, a propuesta de la Comisión.

SURE estará disponible una vez que todos los Estados miembros hayan aportado sus garantías y permanecerá operativo hasta el 31 de diciembre de 2022.

A su vez, el Consejo podrá decidir prorrogar la vigencia de este instrumento por períodos sucesivos de seis meses si persisten las graves perturbaciones económicas causadas por el brote de Covid-19.