La sostenida baja de tasas que viene impulsando el Banco Central se traslada a paso lento a los préstamos bancarios y pega con algo más de fuerza sobre el rendimiento de los plazos fijos mayoristas.

En los últimos 30 días, la tasa promedio de las Leliq cayó 10,5 puntos porcentuales, mientras que la tasa que cobran las entidades financieras por los créditos a las empresas de corto plazo bajó cerca de la mitad, 5,23 puntos.

En tanto, la tasa que pagan los bancos por los depósitos a plazo fijo mayoristas, de más de $20 millones, se redujo cerca de 6 puntos porcentuales. Algo más moderada fue la disminución en el caso de las colocaciones minoristas, con bajas en torno a los 4,7 puntos porcentuales.

Desde el sector financiero afirman que la baja en las tasas de los créditos está siendo gradual ya que aún no creen que esté claro que el BCRA pueda sostener este ritmo más acelerado al que viene bajando la tasa de las Leliq en las últimas semanas y no descartan que pueda volver la volatilidad en el mediano plazo.

"Creo que el Central prefiere tener volatilidad en la tasa y no en el tipo de cambio. La baja de tasas va a continuar pero no creo que de forma acelerada", indicaron desde un banco privado.

De acuerdo al relevamiento que realiza la autoridad monetaria, la tasa de los adelantos en cuenta corriente (o descubiertos) de más de $10 millones, uno de los instrumentos más utilizados por las pequeñas y medianas empresas para cubrir necesidades de corto plazo, pasó de 63,07% anual a principios de enero a 57,84% esta semana.

Bastante más leve fue la baja en el caso de los préstamos personales, en donde de acuerdo a los datos del BCRA la tasa cayó apenas 2 puntos porcentuales en el último mes, de 61% a 63 por ciento.

Fuentes del sector bancario coincidieron en que es necesario esperar a que la tendencia se consolide antes de trasladar el recorte a este tipo de líneas, que tiene plazos algo más largos.

La baja en las tasas de las Leliq, que utiliza el BCRA como referencia, se comenzó a acelerar en las últimas semanas a partir de que la entidad que dirige Guido Sandleris comenzó a anunciar al inicio de cada subasta diaria el monto indicativo a licitar. Según operadores, esto hizo que los bancos comenzaran a ofertar a tasas más bajas por miedo a quedarse afuera de la licitación.

Ayer la tasa promedio registró otra fuerte caída y perforó el 50%, cerrando en 48,82 por ciento (ver página 6).

No repunta

Pese a la baja de tasas, la demanda de crédito de empresas y familias siguió en picada en enero, al ritmo de los números cada vez más negativos que sigue mostrando la economía real.

Según datos del BCRA, el stock promedio de los adelantos en cuenta corriente cayó el mes pasado un 6,3%, mientras que el stock promedio de los préstamos personales disminuyó 0,6%, lo que significó la segunda baja consecutiva para este segmento, que hasta noviembre de 2018 seguía mostrando crecimiento.

La baja de tasas del Central también se trasladó a los plazos fijos. El rendimiento que pagan los bancos por los depósitos a corto plazo de más de $20 millones cayó de 49,31% a 43,31% en los últimos 30 días, mientras que la tasa Badlar -para las colocaciones de más de $1 millón- pasó de 47,5% a 42,37% en ese mismo período. Un poco más moderada fue la caída de la tasa de los plazos fijos minoristas de hasta 59 días de plazo: de 45,64% a 40,98 por ciento.