El plan oficial de campaña, que tiene como prioridad absoluta la estabilidad del dólar e incluye el relanzamiento del Ahora 12 y los créditos Anses, y los subsidios a la compra de autos y motos, no será suficiente para recuperar el consumo privado antes de las elecciones. Un informe de la consultora Radar proyectó que su nivel antes de la primera vuelta será 7% menor al de 2015. Con ese panorama, y a pesar del rebote de abril, Analytica estimó que, en un escenario optimista, apenas podría esperarse que la actividad económica se mantenga estable en el segundo semestre y planteó que las principales variables llegarán con un marcado deterioro respecto de las presidenciales anteriores.

Sin un fuerte rebote del salario y del crédito, la economía se mantendría estable y sin reactivación

Conscientes de las limitaciones que tendrán, en el comando de campaña del oficialismo diseñaron un discurso que evita referirse a la situación económica y pone el acento en la polarización. Mientras, abre pequeños paréntesis en el plan de ajuste fiscal para desplegar el paquete de medidas de "alivio" con la intención de generar la sensación de que en los meses previos a los comicios la crisis empieza a ceder. Pero los privados, desde distintas bandas del espectro económico, descartan que vaya a tener un impacto significativo.

La actividad comenzó con importantes caídas interanuales y algunos rebotes mensuales apoyados en el veranito cambiario de enero y febrero y la estabilidad de los últimos meses. Para Analytica, la consultora que dirige Rodrigo Álvarez, "no es más que el producto recuperando (apenas) parte de lo perdido desde la crisis de 2018" pero no hay perspectivas ciertas de reactivación. "No creemos que la recuperación de los salarios, de existir, pueda compensar la caída de crédito y en el mejor de los casos la economía se mantendría estable. En tanto, un nuevo episodio de volatilidad cambiaria podría echar por tierra lo poco que se ha venido recuperando. El esquema es de una fragilidad inusitada", indicaron.

De acuerdo a su modelo de predicción del producto bruto no agropecuario (que representa el 90% del PBI), la firma estimó que los motores del consumo no traccionarán con fuerza a la economía de acá a octubre. Con paritarias al 35%, calculó un piso de 3% mensual para los salarios en el segundo semestre, contra una proyección del IPC del 41% para 2019 (en un escenario de calma cambiaria) que promediaría 2,5% mensual entre junio y diciembre. Así, no habría un empuje suficiente del salario real, que representa el 85% de los ingresos familiares. Según datos del IET, en junio el poder de compra se ubicó 16,4% por debajo de noviembre de 2015 luego de 19 caídas interanuales consecutivas, que lo llevaron a su menor nivel en más de una década.

La expectativa de Analytica no es mejor para el crédito: "No vemos un gran repunte hacia fin de año ya que la única relajación fue una baja de 3 puntos de los encajes, que equivale a un cuarto de punto del producto, mientras que el volumen total cae a tasas superiores al 30% interanual".

En ese marco, Radar, la firma que encabeza la economista Paula Español, destacó que "a diferencia de las elecciones de 2017, cuando los indicadores mostraban cierta recuperación, este año el consumo aún no encontró piso y lo más probable es que llegue a las elecciones mostrando, todavía, caídas interanuales". Según sus previsiones, el consumo privado total se ubicaría en el tercer trimestre casi 7% por debajo del mismo período de 2015 y 3,5% abajo del mismo lapso de 2018. En 2017, cuando Cambiemos ganó las legislativas, se ubicaba 2,2% por encima de 2015.

Para esta consultora, otros indicadores mostrarían en octubre datos aún más preocupantes. Las ventas minoristas se ubicarían 19% abajo del nivel de 2015, si caen en ese mes 3,7% interanual (menor al 12,4% del primer semestre). Las compras en supermercados caerían 26% en cuatro años, "lo que da cuenta del fuerte impacto que ha tenido la pérdida de ingresos reales en materia de consumo masivo". Además, el patentamiento de autos, que en 2017 volaba 32% por encima de 2015, sería este año 31% menor al nivel de las presidenciales pasadas.

El patentamiento de autos será este año 31% menor al nivel que había cuando ganó Macri

Aún con pax cambiaria, la economía jugará en contra de las chances de Mauricio Macri. Analytica calculó que en los cuatro primeros meses de 2015 el salario real crecía al 2% interanual y en el mismo lapso de 2019 caía al 11%. El crédito real al sector privado bajaba al 4% y este año cae al 35%. El empleo asalariado privado registrado disminuía al 0,3% y ahora lo hace al 2,5%. La confianza del consumidor subía al 37% y hoy retrocede al 20%, mientras que la actividad caía al 0,2% y en 2019 lo hace al 5,2%.