El empleo registrado en las fábricas argentinas mostró una nueva caída, que no pudo ser compensada con la recuperación de sectores que exhibieron crecimiento en la producción. Según datos públicos e informes privados, en septiembre se duplicó los puestos de trabajo manufactureros que se perdieron, con un estimativo de 3.100 en comparación con agosto, cuando la curva mostró un descenso aunque de modo más ralentizado.

El incremento de la producción e incluso la incorporación de empleados en los sectores en donde la actividad creció, fue inferior a la cantidad de empleos que se perdieron. Las crisis en los sectores sensibles y las pymes, en general, fueron determinantes. Por caso, el sector textil se contrajo 2,9% respecto de octubre de 2016, mientras que papel y cartón retrocedió 1% en términos interanuales, "explicado principalmente por la caída del rubro de papel para embalaje", según un informe de la UIA. "Es alarmante que la industria siga perdiendo empleo porque para recuperarlo necesitás un crecimiento por encima del 3%, y para eso faltan inversiones. Pero sin mercado interno, con costos que hacen hundir la competitividad y la desconfianza por la situación a corto y mediano plazo, no habrá nadie que ponga plata en una fábrica", se lamentó uno de los jefes de la UIA.

En datos concretos, la industria empleó en septiembre de este año a 27.036 trabajadores registrados menos que en el mismo mes del 2016, cuando el deterioro de la producción y el empleo hacía mella en las fábricas. En la comparación del mismo período, el empleo en el sector privado aumentó en 69.127 trabajadores, debido fundamentalmente a la creación de empleo en construcción (+46.206), comercio y servicios sociales y de salud.

Si la comparación es intermensual, la caída del empleo registrado en el sector manufacturero exhibió en septiembre fue del 0,26%, con 3.144 asalariados menos que en agosto. Se compensó, en la estadística general, con monotributistas, nuevos trabajadores en el sector público y la incorporación de nuevos puestos gracias a la reactivación de algunos sectores del sector privado, principalmente construcción.

La comparación interanual de la cantidad de empleos registrados mostró un crecimiento de casi 70.000 nuevos puestos de trabajo, explicados por el salto en la construcción que aportó 46.000 empleos gracias a la reactivación de la obra pública, que había caído fuertemente durante el año pasado. El comercio aportó más de 11.000 nuevos trabajadores, y los servicios sociales y de salud tomaron más de 7.700 nuevos empleados.

Sólo tres sectores perdieron puestos de trabajo entre septiembre de 2016 y el mismo mes del 2017: Agricultura, ganadería, caza y silvicultura (-786); Explotación de minas y canteras (-3.305); e Industrias manufactureras (-27.036). Los datos surgieron del Informe de Actualidad Industrial de la UIA, en base a los registros del SIPA y del Ministerio de Trabajo de la Nación.

La incipiente recuperación de la economía brasileña (1,4% entre enero y octubre) ayudó a revitalizar a algunos sectores manufactureros, que comenzaron a darle mayor utilidad a la capacidad instalada que tienen las fábricas, pero quedó lejos de compensar las pérdidas laborales. De hecho, el efecto importador de Brasil y China provocó un sismo en los sectores sensibles.

Fuentes de la UIA señalaron con preocupación un doble efecto: el traslado de empleados registrados a la informalidad, y la desvinculación o cierre de fábricas, aunque con un efecto a cuentagotas. Por caso, la poderosas TN&Platex se encuentra en un proceso de cierre de una de sus fábricas en el Conurbano bonaerense para centralizar la producción de medias en Corrientes. Según los datos oficiales que maneja la central fabril, "las importaciones alcanzaron los u$s55.386 millones y crecieron 18,9% en lo que va del año (u$s8.793 millones)". "Particularmente, las importaciones de bienes de consumo fueron de u$s7.336 millones, acumulando un aumento de 20,4%. En tanto, el aumento de las compras a Brasil explicó el 41,6% del incremento total de las importaciones argentinas lo cual profundizó el déficit comercial con el país vecino", destacó el informe del CEU.