La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) clausuró ayer en total 78 locales comerciales en la Ciudad y el Gran Buenos Aires, luego de verificar la falta de emisión de facturas por las ventas realizadas. Se trata de farmacias, supermercados minoristas, establecimientos gastronómicos, relojerías, locales de ropa, verdulerías y carnicerías. Los comercios están ubicados en los barrios porteños de Recoleta, Microcentro, San Telmo, Palermo, Parque Avellaneda, Villa Urquiza, Villa Devoto, Núñez, Villa Ortúzar, Liniers y otros localizados en el Gran Buenos Aires.