Las acciones del fondo buitre británico Burford Capital se derrumbaron ayer 46% en la Bolsa de Comercio de Londres tras una acusación por "fraude contable". Se trata de la firma que litiga contra Argentina tras haber comprado el 70% del juicio por la nacionalización de YPF en 2012.

En la jornada previa los papeles de este fondo habían perdido 19% y ayer llegaron a estar 59% abajo. El detonante fue la publicación de un informe de la agencia estadounidense Muddy Waters Research en el que se acusa a la compañía de fraude contable al tergiversar sus resultados.

En concreto, el informe cuestiona la contabilidad de la empresa al decir que ha manipulado notoriamente su rendimiento del capital invertido y la tasa interna de rendimiento, así como el estado de su negocio en general. "Es una tormenta perfecta para un fiasco contable", agregó el informe.

Muddy Waters acusó de fraude contable a Burford y de sobrevaluar en siete veces la posible tasa de retorno del juicio por el 25% que el Estado le expropió a las sociedades españolas Petersen, de la familia Eskenazi. Según la agencia estadounidense, el retorno sobre el capital invertido es del 426%, en lugar de 3.278%.

En lo tribunales de Nueva York, Burford reclama al Gobierno argentino más de US$1.000 millones. Las apelaciones presentadas Ejecutivo fueron desestimadas. Hasta el momento, el proceso se inclinaba a favor del fondo. Aunque el escándalo renovó las esperanzas en la Casa Rosada, resta saber si tendrá consecuencias judiciales favorables.