La ley de Lealtad Comercial que el impulsa el Gobierno generó fuerte preocupación en el sector privado, en donde se acrecentó durante el fin de semana en una "inevitable" fuga de inversiones por la "falta de reglas claras" para hacer negocios en el país. Así lo reprodujeron fuentes de empresas locales e internacionales ante la avanzada de una legislación -que saldría por decreto- que busca penar a las industrias por faltas en abastecimiento y precios. "Hay que sentarse a negociar con el gobierno una reglamentación adecuada de la ley de Lealtad Comercial porque hemos hecho algunas observaciones", había advertido el presidente de la Copal, Daniel Funes de Rioja.