En el inicio de la Cumbre de la Organización Mundial de Comercio ( OMC) en Buenos Aires, la consultora Ecolatina advirtió que si bien existe un flujo de capitales significativo, "la mayoría de las inversiones no son productivas sino financieras", con alta volatilidad.

Agrega que la política fiscal y monetaria posiciona a Argentina como un destino "tentador" para los capitales financieros con la combinación de "reducción del desequilibrio fiscal a costa de acumulación de deuda e intereses" y una política monetaria "restrictiva" aplicada por el Banco Central para combatir la inflación.

"Lógicamente, esto impulsa la entrada de capitales que incrementan la oferta de dólares, apreciando el tipo de cambio real en el proceso. De hecho, en los primeros diez meses del año, los ingresos de capitales financieros crecieron 305% i.a. explicados en su totalidad por las inversiones en portafolios que treparon 650% i.a", indicó Ecolatina en un informe difundido hoy.

En ese sentido, sostiene que "la política monetaria y externa del gobierno está logrando con éxito acceder a los mercados financieros incentivando la entrada de capitales" pero como contracara, la inversión productiva no presenta indicadores positivos.

"Durante 2017 los anuncios de inversión fueron cercanos al 5% del PBI, pero el número de proyectos en ejecución es significativamente inferior. Además, el impacto sobre el empleo y la productividad luce acotado. Si bien todavía no se logran ver resultados concretos en términos de las inversiones extranjeras directas, los anuncios de inversión están llegando y podrán multiplicarse a medida que la salida de un escenario de 'estanflación' se consolide", evaluó.