Aunque no forma de un planteo oficial, en el seno de la Organización Internacional del Trabajo ( OIT) existe la perspectiva negativa de que los empleos precarizados crecerán en forma violenta, junto a lo que se observa como la reconversión de las tareas por el avance de nuevas tecnologías.

Fuentes del organismo con sede en Ginebra expresaron que uno de los puntos más álgidos es la violación del convenio sobre las agencias de empleo privadas, que data de 1997. En su artículo 7 plantea que "las agencias de empleo privadas no deberán cobrar a los trabajadores, ni directa ni indirectamente, ni en todo ni en parte, ningún tipo de honorario o tarifa".

Preocupaciones: pago de tareas, disponibilidad de trabajo y trato injusto hacia los solicitantes

En las plataformas mundiales de «freelance", los trabajadores pagan por trabajar. Uno de los países donde la situación se tornó muy grave es Ucrania: 85% de los usuarios/trabajadores pagan una comisión a la plataforma por obtener empleos.

En la reciente Comisión Mundial sobre el Futuro del Trabajo, que tuvo lugar en la OIT, el organismo fue tajante: "Recomendamos el desarrollo de un sistema de gobernanza internacional de las plataformas digitales de trabajo, que establezca y exija que las plataformas (y sus clientes) respeten ciertos derechos y protecciones mínimos".

Las fuentes de la OIT apuntaron: "hemos vuelto atrás cien años en muchos aspectos. Tenemos un retroceso con jornadas largas de empleo, ausencia de sindicatos en determinados trabajos. El caso Uber abre un gran debate, donde el trabajo es escondido y el pago regulado".

Uno de los ejemplos positivos para intentar torcer un rumbo que parece muy sólido es el convenio sobre el trabajo marítimo, que se firmó en el 2006. Para la OIT, es una fuente de inspiración, como dejan trascender sus informes. En este acuerdo, se establecen condiciones de trabajo saludables para la llamada "gente de mar" (aproximadamente 1,5 millones de trabajadores). Las fuentes destacan que se aseguró la competencia leal, y que el esquema regulador fue "el resultado de un diálogo social extenso" y está "regulado al nivel internacional".

En el fenómeno moderno de las plataformas digitales, existen varios preocupaciones como el pago de las tareas; la disponibilidad de trabajo; trato injusto hacia los solicitantes; falta de respuesta de las plataformas a las preocupaciones de los trabajadores, entre otros ítems.

Una de las frases que más se escuchan en la OIT cuando se abordan las nuevas formas de empleo es: "Siento que controlo el trabajo, pero no tengo control sobre cuándo habrá trabajo disponible". Otra declaración ilustrativa es: "por cada hora que paso trabajando, lo más probable es que pase dos horas monitoreando los diversos guiones que tengo para ver qué trabajos aparecen".

En este escenario, se suma la denominada "nueva informalidad", que son las escasas o nulas contribuciones al sistema de seguridad social por parte de trabajadores precarizados.

Más notas de

Francisco Martirena

El coronavirus demorará el ingreso de autopartes chinas para producción

Los problemas de importación activaría ventas locales

Pymes apuntan al mercado de África Occidental

Proveedores de panaderías no tienen precio y cortan la venta

El sector de las panaderías enfrenta aumentos permanentes

Solá recibió a todas las automotrices y avanza plan de promoción de exportaciones

El Gobierno definió su voto para apartar a Almagro de la OEA

María Fernanda Espinosa concentra respaldo en el Caribe

Importaciones textiles cayeron 20,9% en 2019

El informe muestra la fuerte desindustrialización desde 2015

Vialidad y Aysa son las más perjudicadas por la "herencia" de deudas

Las obras en rutas "sufren" la mayor deuda de la cartera

En marzo se firmarán acuerdos de infraestructura para 200 municipios

Constructoras calculan al menos $30.000 M de deuda por obra pública

"El 60% de las obras están paralizadas", dijo Katopodis

Fabricantes de motos avanzan en la compra de más partes locales

Existe consenso entre las entidades para potenciar el desarrollo