La sangría de depósitos en dólares se desacelera de a poco pero continúa en un nivel todavía riesgoso. Este lunes, el último dato disponible, los ahorristas retiraron de sus cuentas US$286 millones, el menor nivel desde que el Gobierno defaulteó las Letes. Sin embargo, desde las PASO la caída promedia US$474 millones por día y acumula US$9.482 millones, el 29% del total. Así, los analistas advierten que el ritmo actual no es sostenible.

El viernes 9 de agosto los depósitos en moneda estadounidense se ubicaban en un máximo histórico de US$32.499 millones. Con el estallido de la corrida cambiaria y su devenir en corrida bancaria, un mes después un tercio se fue del sistema. El 9 de septiembre quedaban US$50.233 millones. El pico diario de extracciones se dio el 30 de agosto, entre el anuncio del reperfilamiento y el del cepo, cuando se fueron US$1.100 millones.

El economista jefe de Ecolatina, Matías Rajnerman, remarcó que en sólo un mes la proporción de préstamos en dólares respecto de los depósitos en esa moneda pasó del 50% al 65%. "Si bien la foto del sistema es sólida, la película no", advirtió y proyectó tres escenarios preocupantes.

El más pesimista plantea que, si hasta el fin de septiembre el ritmo de retiros diarios mantiene el promedio de la semana pasada (US$660 millones), el mes terminaría con un ratio préstamos/depósitos del 120%, es decir, "un sistema ilíquido y quebrado". "Es poco probable dada la estabilización reciente del dólar pero no descartable", afirmó el analista.

La segunda hipótesis es que la caída se estabilice en el promedio de jueves y viernes de la semana pasada (US$430 millones). En ese caso, septiembre culminaría un ratio del 92%. "Acá, si bien el sistema no sería totalmente ilíquido, la foto de su solidez ya sería muy débil y, posiblemente, derivaría una dinámica de crisis", explicó Rajnerman.

El tercer escenario baraja una salida de US$200 millones por día en promedio hasta fin de mes. Desde las PASO, hubo sólo dos días con retrocesos más bajos. Con este cuadro, la proporción de préstamos sobre depósitos quedaría en 75%. "Un nivel que no es de quiebra pero tampoco es sólido", al decir del economista. "El retiro de depósitos privados en dólares debería atenuarse mucho para que el sistema no exponga sus señales de debilidad", sintetizó y aseguró que "de lo contrario, la crisis se agravará".

Este supuesto es más perecido a lo que ocurrió este lunes y presumiblemente también el martes y el miércoles, a juzgar por la estabilización del drenaje de las reservas, que contienen los encajes de los depósitos en moneda extranjera. Ayer, las arcas del Banco Central perdieron US$141 millones y quedaron en US$50.233 millones. En las ocho ruedas del mes, ya cayeron US$ 3.865 millones.

Mariela Díaz Romero, economista de Econviews, coincidió en que "si bien se está desacelerando, es un nivel de caída diaria muy alta y, de sostenerse hasta fin de año, luce riesgoso y tiene que frenar". "Lo único bueno es que la caída es desde niveles máximos que dio cierto margen. El sistema tenía liquidez alta y, por ahora, está tolerando la caída", sostuvo.

El gran temor de los ahorristas es que este cuadro derive en un corralito. Pero la dinámica resulta en un círculo vicioso que es necesario cortar: el miedo estimula los retiros y la caída de los depósitos le da verosimilitud a ese miedo.

En esa clave, para Díaz Romero, es muy importante que se sostenga la estabilidad cambiaria de los últimos días para ayudar a calmar a los depositantes, en particular a los minoristas. Como contrapartida, en el mercado creen que un elemento disruptivo negativo sería la postergación del próximo desembolso del FMI por US$5.400 millones previsto para fines de septiembre.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos