La Oficina de Riesgo Agropecuario (ORA), que depende del Ministerio de Agroindustria, remarcó que el riesgo de "déficit hídrico" sigue siendo elevado en provincias como Córdoba, situación que puede impactar al trigo. Al igual que la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), que advirtió que "algunos sectores ya muestran condiciones de sequía" y que hace falta de 80 mm a 100 mm, para paliar la necesidad de agua.

Ahora Agroindustria alertó que el centro de Córdoba se encuentra con reservas escasas y algunas pequeñas regiones de sequía, siendo de las únicas áreas que ya se encuentran transitando el periodo crítico para déficit hídrico, "lo cual puede impactar en el cultivo de trigo".

Esta provincia representa el 23% de la producción del cereal. En la campaña pasada se cosecharon alrededor de 4.1 millones de toneladas, quedando en segundo lugar, luego de Buenos Aires que se mantiene lejos con 7.6 millones de toneladas, sobre una cosecha 2017/2018 de mas de 18 millones de toneladas.

Fuentes de la cartera agropecuaria reconocieron que "si la temperatura no cambia va a ser difícil remontarlo". "Hoy estamos en el límite, pero es necesario la llegada del agua", enfatizaron los funcionarios consultados. Ayer la BCR señaló que pese a que se vieron algunas precipitaciones el fin de semana, las lluvias "no sirvieron para recomponer la faltante hídrica sobre el oeste de la región central" de la zona núcleo.

"Algunos sectores cordobeses ya muestran condiciones de sequía. Aparte de ser necesarias para comenzar con los perfiles llenos en maíz, en poco más el trigo comenzará a encañar y demandará más agua", afirmó.

La entidad estimó que para ver precipitaciones habrá que esperar hasta septiembre. Lo que se entiende que el maíz demorará su siembra. Por la sequía pasada se perdieron 8 millones de toneladas. A valores FOB representan ingresos por u$s1.345 millones.