Un trabajo del Instituto de Estudios Económicos sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral) determinó que el año pasado los ingresos por la exportación de productos de la agroindustria mostraron un retroceso del 4,2% respecto de lo observado en 2016. La caída responde tanto a un ajuste en los volúmenes como a menores precios.

Sobre datos del Indec, el estudio determinó que las exportaciones de granos (cereales y oleaginosas) y sus principales derivados industriales (aceites, harinas) se habrían aproximado a los u$s26.200 millones en 2017, mostrando un retroceso del 4,2% respecto de las divisas generadas por estos mismos productos en 2016 cuando llegaron u$s27.350 millones.

La baja tiene que ver con retrocesos en los envíos de productos relevantes, como la soja con 1,49 millones de toneladas, aceite de soja en 550.000 toneladas y cebada por 700.000 toneladas.

En cuanto a los precios medios de exportación, los envíos 2017 se realizaron a menor valor promedio en el caso de la harina de soja (-5%), la harina de trigo (-7%), el biodiésel (-2%), la cebada (-6%) y el sorgo (-10%), entre otros productos.